Tecnología

Zuckerberg anuncia que Facebook extiende la ley de protección de datos europea a sus usuarios de todo el mundo | Tecnología


En sus esfuerzos por recuperar la confianza tan erosionada por los escándalos de filtración de datos de millones de sus usuarios, Facebook ha anunciado este jueves que ha decidido extender a los 2.000 millones de usuarios que tiene en el mundo entero el reglamento europeo sobre protección de datos (RGPD) que entra en vigor este viernes. El máximo jefe y fundador de la red social, Mark Zuckerberg, ha ido más allá aún al afirmar, desde París, que se trata de una normativa que está en sintonía con los valores de Facebook.

“El RGPD se centra en unos pocos principios: control y transparencia sobre el uso de la información, así como rendición de cuentas cuando las empresas hacen un mal uso de ella. Y esos son valores que siempre hemos compartido”, aseguró Zuckerberg durante un encuentro con el público en la feria de la tecnología de París, Viva Tech.

“Ahora que lo hemos hecho en Europa, queremos asegurarnos de que todo el mundo disfruta del mismo tipo de controles fuertes”, agregó y señaló que el proceso de actualización de las condiciones de privacidad de los usuarios de la red social a nivel planetario durará “unas semanas”.

La decisión de Facebook fue transmitida en un primer momento por la jefa de privacidad de la compañía, Erin Egan. “A partir de esta semana, vamos a pedirle a todo el mundo en Facebook que consulte informaciones importantes sobre su vida privada y el control de su navegación en Facebook”, dijo en un comunicado. “La gente nos ha dicho que quiere explicaciones más claras sobre las informaciones que recogemos y la forma en que las utilizamos”, reconoció.

Según el RGPD, las grandes plataformas de Internet deben asegurarse de que tienen el consentimiento “libre, específico e informado” de sus usuarios en cuanto al uso de sus datos personales.

Para Zuckerberg, que acaba de pedir una vez más disculpas por el escándalo de Cambridge Analytica, esta vez ante el Parlamento Europeo, el RGPD es un “paso en la dirección adecuada” y puede contribuir a aumentar la tan erosionada confianza pública.

“Una buena regulación puede incrementar la confianza pública en que estos sistemas están funcionando, y darle la confianza a la gente de que las empresas están respetando sus deseos, puede ser un paso en la dirección adecuada”, consideró.

En su última comparecencia prevista en París, Zuckerberg dejó este jueves de lado el traje azul oscuro con corbata que ha empleado durante su periplo por las instituciones públicas —desde el Senado estadounidense en Washington a la Eurocámara en Bruselas— para entonar el mea culpa por la fuga de datos de 87 millones de usuarios de Facebook, entre ellos 2,7 millones de europeos. No volvió a su tradicional camiseta gris y sudadera, sino que compareció con un híbrido, pantalón oscuro y una camiseta gris de manga larga que, sin ser una vuelta total a sus raíces, claramente parece hacerle sentirse más cómodo que cuando debe vestir camisa y corbata. Se trata del mismo atuendo que usó la víspera al visitar el laboratorio de Inteligencia Artificial de Facebook en París, poco después de reunirse —esta vez sí que trajeado— con el presidente francés, Emmanuel Macron, en el Elíseo.

Disculpas

Lo que no eludió Zuckerberg en el auditorio central de Viva Tech, donde fue recibido con aplausos y una enorme expectación, es la letanía de disculpas que lleva encadenando desde hace meses por un escándalo que ha obligado a su empresa a realizar una profunda revisión, e inversión, en materia de privacidad y comprobación de las informaciones que circulan por su red.

“Lo que está claro ahora es que no asumimos una mirada más amplia de cómo la gente puede usar las redes sociales, desde las noticias falsas a intentos de interferir en elecciones o discursos del odio”, reconoció el fundador de Facebook. “Tenemos que asumir una mirada más amplia de nuestra responsabilidad”, continuó, para no solo “reaccionar ante problemas cuando estos surgen”, dijo, sino también saber anticiparlos y atajarlos de raíz. “Esta es la máxima prioridad en estos momentos”, insistió.

Pese a sus nuevas disculpas, el viaje de Zuckerberg a París le ha servido en parte para iniciar un camino de redención tras la retahíla de comparecencias ante instituciones públicas para explicar cómo pudo Facebook permitir la filtración de los datos de millones de sus usuarios y de, más allá de pedir perdón, intentar dar garantías de que ello no volverá a suceder.

En Viva Tech, entre los suyos, emprendedores y entusiastas de las nuevas tecnologías, Zuckerberg pudo permitirse un tono y aspecto más relajado que en su comparecencia la víspera en el Elíseo, donde chocó su envarada postura ante un Macron que, por una vez, quiso darle un toque informal a su encuentro y no solo lo citó en los jardines del palacio presidencial, sino que él mismo se quitó la chaqueta que Zuckerberg sin embargo mantuvo firmemente cerrada.

El tono también era más distendido que ante el presidente francés, quien —como volvió a hacer este jueves al inaugurar la feria, justo antes de partir hacia Rusia— reclamó la víspera que gigantes tecnológicos como Google o Facebook —los denominados GAFA— paguen los impuestos que les tocan en los países en los que operan. Pese a ello, Zuckerberg celebró —cómo no, en su red social— el encuentro y anunció que Facebook “seguirá invirtiendo en los años venideros en Francia”, donde tiene desde hace tres años un laboratorio de inteligencia artificial y celebra el Startup Garage.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment