Americana ‘casual’, camisa sin corbata y vaqueros rotos. El look desenfadado de Zinedine Zidane en su presentación como entrenador del

Real Madrid
dice más de lo que parece. Una imagen de andar por casa. A fin de cuentas es la suya, y lo será con mayor protagonismo en esta segunda etapa. De no ser así no habría aceptado cinco días atrás la propuesta de Florentino Pérez para subirse de nuevo al barco blanco. “Llega de nuevo al Madrid el mejor entrenador del mundo”, aclamó Florentino.

Decidió regresar, dijo ante la prensa, sin pensárselo y por amor al club. Corto de argumentos, le costó justificar por qué en nueve meses ya puede dirigir con garantías un equipo que en su día consideró que necesitaba “un cambio”. La desastrosa temporada, primero con Lopetegui y luego con Solari, ha abierto los ojos a muchos en el club, tanto sobre el césped como en el palco. Desde la discreción que le caracteriza, ’Zizou’ gozará de mayor peso, con vistas al futuro. “Tenemos que cambiar cosas”, subrayó.






Quiero trabajar y poner el club donde tiene que estar”



“Es un día especial. Estoy muy feliz de volver a casa. Quiero trabajar y poner el club donde tiene que estar. Mañana empezaremos a trabajar”. Zidane insistió mucho en querer recuperar el contacto con los jugadores. Sabe que “no están contentos por cómo han ido las cosas”, aunque recordó que en ese momento la plantilla “necesitaba un cambio”. Nueve meses después de renunciar, cree que ya ha cargado las pilas necesarias para tomar las riendas. La ruleta marsellesa.

“Me fui porque lo necesitaba. Sé lo que pasó la temporada pasada, sé cómo es este club. He tenido varias propuestas pero no quería irme de Madrid. Quiero estar aquí. Tenemos que acabar bien los once partidos que quedan y preparar muy bien la próxima temporada. Vamos a empezar a hacerlo a partir de mañana”, aseguró.


No me olvido de lo que ganamos pero tampoco de las cosas mal que hicimos el año pasado”



El técnico galo acepta el desafío. “Me llamó el presidente y como quiero mucho al presidente y al club aquí estoy. Después de ocho meses tengo ganas de volver a entrenar.Gané muchas cosas, pero soy uno más en este club. No me olvido de lo que ganamos pero tampoco de las cosas mal que hicimos el año pasado, como perder la Copa y la Liga enseguida. La ambición e ilusión que tengo dentro nadie me la va a quitar”, sostuvo. No quiso hablar de nombres propios, ni de los que están (Isco, Marcelo o Bale) ni de los que no (Cristiano).








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: