Zidane, en una rueda de prensa en Houston, EE UU. JORGE CAMPOS (EFE) / ATLAS

Para Zinedine Zidane nada ha cambiado en la situación de Gareth Bale desde el pasado junio: «Es jugador del Real Madrid, está con nosotros y tiene todo mi respeto porque ha trabajo muy bien, como el resto de los compañeros», ha explicado el entrenador del Real Madrid sobre el galés en su primera conferencia de prensa de la pretemporada. «¿Ha cambiado la situación de Bale de junio a ahora?, se le preguntó: «Para nada», respondió el francés. «[Bale] No es un problema. No voy a decir que un jugador es un problema. Puede pasar de todo. Tiene contrato. Veremos», zanjó el francés las preguntas de los periodistas sobre la situación de un futbolista que sigue en el club blanco a pesar de haber llevado colgado durante el verano el cartel de transferible.

Bale se mantiene estable en su voluntad de continuar en el club —tiene contrato hasta junio de 2022—, a pesar de la amenaza de ostracismo que se proyectó sobre él en los últimos compases del curso pasado. En la madrugada de este sábado (2.00, Real Madrid TV), el Madrid disputa su primer partido amistoso en Houston (Texas) ante el Bayern de Múnich en la International Champions Cup,

«Quería dar las gracias a todos por los mensajes de apoyo que he recibido estos días por mi hermano y sobre todo a gente que está alrededor mío y era importante» comenzó Zidane la conferencia de prensa. «Estoy feliz porque hemos trabajado muy bien y hemos venido para eso, les doy la enhorabuena a mis jugadores».

Los cambios que ha sufrido una plantilla que terminó desgastada en la pasada campaña, con menos refuerzos veraniegos de lo esperado, centró el resto de las declaraciones del francés. ¿Pogba? «Sabemos lo que queremos; estamos en ello», valoró Zidane. ¿James? «Es jugador del Madrid y veremos qué pasa. De momento está de vacaciones». «Hasta el próximo día 31 podemos hacer cambios, salidas y también que puedan venir».

El Madrid aceleró las dos primeras semanas del pasado junio, en las que anunció compras y presentó jugadores: Jovic, Mendy, Rodrygo y el multitudinario despliegue de Eden Hazard, con 50.000 personas en el Bernabéu. A un ritmo más bajo, también se deshizo de algunos efectivos de una plantilla sobrepoblada: vendió a Kovacic al Chelsea, a Marcos Llorente al Atlético, a Raúl de Tomás al Benfica y a Theo al Milan; y cedió a Odegaard a la Real Sociedad y a Reguilón al Sevilla.

Sí fue más explícito sobre la presencia del belga Eden Hazard y del japonés Kubo. Del primero dijo estar convencido que el haber llegado al Real Madrid le podría ayudar a crecer aun más como jugador. «Lo que Eden necesitaba era un club como el Madrid para mejorar, este club tiene algo especial y los jugadores lo saben. Yo llegué con 29 años y aún me quedaba mucho. Pasé cinco años en este club y me lo pasé mejor, mejoré con 29 años. Sabemos el jugador que es, contamos con lo importante que va a ser de cara al futuro», destacó Zidane.

El entrenador del Real Madrid también se atrevió a dar su versión de lo que ve en el japonés Kubo y de nuevo tuvo palabras de elogio. «Tiene calidad, va a ser importante en el Madrid. La carga de trabajo la está asimilando bien, es joven pero parece que lleva con nosotros desde hace mucho tiempo, lo que significa que es buena su integración», analizó Zidane.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: