Todo parte de una actitud: «la guapería es como le dicen en Cuba a una manera de ser y de hacer: la de esa persona que puede tener pocos medios, pero elegancia y dignidad», dice Zenet sobre una palabra muy caribeña: «Guapería» es el título de su nuevo álbum, íntegramente dedicado a un género antiguo que, como la palabra guapería, casi parece en desuso: el bolero. «Pero no es un concepto solo caribeño –nos corrige–. Esa actitud la puedes encontrar igual o parecida en el malevo en Argentina o en el chulapo madrileño. Pero yo siempre me acuerdo de cómo vi a un hombre cruzar una enorme avenida en La Habana que estaba completamente encharcada. El hombre iba vestido de lino blanco y llegó a la otra acera sin una gota de barro. Pero sacó un pañuelo del bolsillo de su chaqueta, se dio dos toques, tic-tac, y siguió su camino impecable», explica Zenet. «Pueden tener pocos medios, pero a dignidad nadie les gana», asegura. Presenta su nuevo trabajo hoy en el Teatro Nuevo Apolo.

Sin embargo, la guapería no es imprescindible para cantar bolero. «Cada uno lo hace desde su punto de vista, con su bagaje personal. Yo me empleé a fondo en conocer el bolero para hacer este disco porque no quería que fuera el típico repertorio con los temas de siempre. Así que llegué, con un enfoque casi académico, a tener presentes más de mil temas. de ahí obtuve la selección final», asegura.

Un mundo que se acaba

«

Yo experimenté, como todos los jóvenes, una fase en la que rengaba de lo antiguo. Pero un desengaño fuerte con la industria de la música o del entretenimiento me hizo girar hacia lo antiguo y lo redescubrí en un disco de Mayte Martín y tete Montoliú, »Free Boleros», que es una delicia», explica. ¿Y qué pueden encontrar los jóvenes en esta música? «Un bolero puede ser tan actual como el rap, porque cuenta sentimientos universales. Yo a veces agradezco a los padres que lleven a sus hijos a mis conciertos y me dicen que ha sido al revés. Hay que quitarse prejuicios». Pero en sus conciertos no hay solo boleros: «No, porque las canciones antiguas enhebran todas en una sola. Puedes ir de París a Buenos Aires sin darte cuenta». Zenet acaba de terminar el rodaje de «Hache», una serie que Netflix ha producido sobre la Barcelona de los años 50. «Habla de una época en la que el mundo cambia radicalmente. Yo soy un hombre que representa al mundo anterior que se extingue: soy un músico que trabaja tocando el piano y cantando boleros antiguos en un club que se llama Albatros, y que está regentado por la mafia marsellesa. Es una serie impresionante y mi papel es la de un tipo que se mete en líos continuamente. Pero estos de Netflix no nos dejan contar mucho…», se disculpa.




Fuente: La razon

A %d blogueros les gusta esto: