Tecnología

Ya no te ganarás la vida pilotando drones | Tendencias


A quién no le ha pasado un dron zumbando sobre la cabeza? Hace poco más de cinco años, el cielo era para los pájaros, los aviones, parapentes y derivados. Ahora el espacio aéreo se defiende a manotazos de la creciente nube de mosquitos mecánicos que en el ultimo lustro causó 606 incidentes, según los datos registrados por la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA). De ellos, 37 alcanzaron la calificación de accidentes. “Hace unos meses en Bilbao tuvieron que desviar un Lufthansa porque había unos chavales volando sus drones en la cabecera de la pista. Esto pasa por desconocimiento de la ley y también por inconsciencia. Al final hay gente para todo”, comenta Daniel Hernández, de Flybai.

Getty Images

También se comentó, en los albores de la era de los drones, que para toda esta gente habría trabajo. Manejar drones iba a ser la profesión del futuro, la eterna garantía de prosperidad, el chollo de la década. “Se utilizan en ingeniería, en topografía… Hasta para buscar bancos de atunes”, precisa Hernández. Al calor de estas nuevas aplicaciones surgieron planes de formación como los de Flybai y las demás escuelas ATOs. Estas organizaciones de formación aprobadas por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea son parada obligatoria de cualquiera que desee ganarse el pan a los mandos de un dron.

“Los cursos son requisito para todo aquel que quiere utilizar el dron de manera profesional. Para cualquier tipo de trabajo necesitas la licencia y, además, ser operador”, comenta Hernández. Al calorcito de la democratización de los drones -“cualquiera puede tener uno pinchando en internet”- los buenos augurios laborales, proliferaron los interesados. “Al principio, nos venía mucho el friki que quería tener la licencia para ver qué podía hacer con el dron. Ahora lo que nos está ocurriendo es que vienen más profesionales”.

Evolución mensual de los registros

En octubre de 2014 entró en vigor la ley que regulaba el uso de drones profesionales en España. España tenía registrada entonces una treintena de pilotos, una cifra ridícula si la comparamos con los más de 2.500 operadores de drones que están dados de alta en la actualidad. Este crecimiento se traduce en más de un centenar de nuevos registros cada mes, unos datos que certifican que el mundo del dron se encuentra en periodo de consolidación, aunque lejos de alcanzar su madurez. Pero el incremento de la demanda no siempre se corresponde con un aumento de la oferta. “Ser piloto de dron no vale para mucho si no sabes qué vas a hacer con él. Ahora mismo hay más de los que se necesitan”, sentencia Hernández.

“Mi impresión es que después del boom vendrá una temporada en la que las expectativas sean menos ambiciosas”, coincide Fernando Navarro, CEO de Aerial Insights. Su compañía ha realizado un estudio que revela que uno de cada cuatro pilotos ha manifestado su interés en el desarrollo de nuevas tecnologías aplicables al sector.

El ejemplo estadounidense

Getty Images

El año pasado, la Administración Federal de Aviación de EE UU emitió una norma que obliga a quienes pretendan utilizar drones con fines comerciales a superar una prueba y obtener un certificado antes de hacerlo. Desde entonces, universidades y empresas han visto llenarse sus programas de pilotaje. Actualmente hay más de 100.000 pilotos titulados y la Administración espera que este número se cuadruplique para 2021. Sin embargo, la compañía AUVSI calcula que la industria apenas habrá creado 50.000 empleos directos antes de 2025. Si las predicciones se cumplen y tenemos en cuenta que la mayoría de titulados obtienen su certificado por un interés profesional, parece obvio que el trabajo no va a sobrar.

La profesión de oro no se ha desinflado sola. La tendencia a integrar el manejo del drones en otras prácticas profesionales es parcialmente responsable. “Al principio la gente hacía trabajitos para topógrafos o para cualquiera que necesitaba unas imágenes aéreas. Ahora las propias empresas están formando a su personal”.

La precariedad del incipiente mercado se se puede certificar con datos. Según el informe de Aerial Insights, tres de cada cuatro profesionales que operan en el sector tienen menos de tres años de antigüedad y cuatro de cada diez son autónomos. Las empresas que trabajan con drones tampoco son especialmente grandes: el 85% de las pymes tiene menos de 5 empleados.

El barómetro del sector de los drones en España, que publicó su primera edición en diciembre de 2016 desvelaba que nueve de cada diez operadores realizan menos de un trabajo aéreo a la semana y la mitad de ellos lo hace menos de una vez al mes. El 20% de las empresas no facturó el año pasado y la mayoría no ingresa más de 25.000 euros anuales, mientras que un 5% de ellas cierra el año con más de cinco millones.

La escasa dimensión del sector explica que casi la mitad de los profesionales ofrece cobertura en todo el territorio español, cuando lo habitual en empleos con más demanda es encontrar una mayoría que pueda conformarse con operar a nivel autonómico, regional o incluso local. Como cabe esperar, la Comunidad de Madrid, Andalucía y Cataluña lideran el ránking de pilotos, pero, si valoramos la densidad de población de cada comunidad autónoma, la norma cambia. La Rioja, Galicia y Extremadura se sitúan a la cabeza con el doble de operadores por cada 100.000 habitantes que Canarias Aragón y Navarra. “Es complicado determinar a qué se debe, pero mi impresión es que responde a la combinación de un sector reciente con pocos proveedores e iniciativas exitosas por parte de las administraciones públicas”, aventura Navarro. “En estas comunidades existen centros de formación muy populares y bien conectados con la administración, que como resultado han formado a una décima parte de los pilotos del país”.

Actividades declaradas por los operadores registrados

Aunque en lo que va de año se han registrado 930 operadores, en Flybai ya han notado que las cosas están cambiando. “Ahora la demanda se ha parado un poco porque la gente está a la espera del nuevo Real Decreto para ver qué se va a poder hacer”, señala Hernández. “Yo creo que hay una burbuja ahora mismo, pero porque está restringido lo que se puede hacer con ellos”.

Sus esperanzas y las de 2.576 operadores y 73 ATOs acreditadas para impartir formaciones descansan ahora sobre la promesa de una ley menos restrictiva, que permita volar en zonas urbanas, por la noche y fuera del campo de visión del piloto. “Ahora esto no está permitido, así que la gente se ve con las manos atadas. Se sacan la licencia. ¿Pero qué hacen luego con el dron? Inspecciones de fachadas, control técnico, topografía, grabación de eventos… Hay infinidad de posibilidades que no se están pudiendo explotar porque la norma no lo permite”, razona.

Los movimientos potencialmente aperturistas en el plano legal se están complementando con un endurecimiento en las sanciones para quienes se saltan la norma. Esto incluye a quienes pilotan drones por el placer de hacerlo, para uso recreativo. Desde la entrada en vigor de la ley actual, el 4 de julio de 2014, hasta finales del año pasado, AESA había abierto un total de 69 expedientes sancionadores, de los cuales 60 resultaron en sanciones por un importe de más de 432.000 euros.

“Todo esto se les escapó de las manos a AESA y EASA. No preveían que fuera a haber tal boom de drones vendidos. Ahora parece que se están poniendo las pilas con el tema de las sanciones, supongo que con esto se corregirá un poco el tema”, añade Hernández. Por el momento, las infracciones estrella son no ser un operador habilitado, no cumplir los requisitos relativos a la aeronave y sobrevuelo de zonas no permitidas.

El hecho es que, aunque no vaya a alimentar a familias enteras por sí solo, el nuevo habitante del espacio aéreo ha venido para quedarse y semejante enjambre necesita un hueco en el que volar sin causar males mayores. “Hasta ahora ha estado dividido: para ultraligeros, parapentes y demás hasta los 1.000 pies; entre 1.000 y 14.000 está aviación general; y luego, a partir de los 14.000, está la aviación comercial. El problema que existe con los drones es que no tienen un espacio donde volar”. Por lo pronto, los otros programas de formación de Flybai ya incluyen en el temario un concepto esencial: “Cuidado con los drones”.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment