Parte de la autenticidad de Ernesto Valverde reside en su economía gestual, de modo que el día que se levanta del banquillo, aprieta el puño y celebra un gol de Aleñá con una rabia desconocida es que estamos ante el festejo de algo realmente…




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: