¿Y después de Rafa… qué?. Esa es la gran pregunta que persigue al tenis español, embriagado de felicidad tras lograr este domingo por sexta vez la Copa Davis al vencer en la final al conjunto de Canadá por 2-0, con un Rafael Nadal imperial, que a sus 33 años compite todavía con la fuerza y pujanza de un jovencito, con la experiencia de sus 18 años en el circuito.

En la Caja Mágica, Nadal dejó de manifiesto que solo su presencia y potencia en la pista bastan para intimidar a sus rivales, y derribar barreras que parecían infranqueables cuando el primer sorteo de las Finales de la Copa Davis tuvo lugar en la Comunidad de Madrid y el conjunto español quedó enclavado en el Grupo B, junto con Croacia y Rusia.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: