En el día más decisivo, en la primera final de la temporada, apareció Joao Félix. Provocó el primer penalti, anotó el segundo y volvió a marcar ante el mismo rival que había recibido su última diana 71 días antes: el Lokomotiv de Moscú, víctima necesaria para el pase del Atlético a octavos de final.

La evolución del ‘Menino de Oro’, el fichaje más caro de la historia del Atlético, contratado a cambio de 126 millones del Benfica portugués, ha sido mirada con lupa desde sus primeras evoluciones, todas ellas intermitentes. En la noche del miércoles, en el momento clave que determinaba el futuro del Atlético en la Liga de Campeones, fue ambicioso desde el inicio.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: