La celebración de los 100 días inaugurales del primer Gobierno de coalición de la historia de la Comunidad de Madrid, formado por el PP y Cs gracias al apoyo externo de Vox, han servido para subrayar que la relación con el partido de extrema derecha tensa y separa a los dos socios gubernamentales. La presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, ha reafirmado este jueves su compromiso con la formación de Rocío Monasterio, se ha declarado en deuda con ella y ha criticado veladamente a Cs por prestar sus votos a la reprobación de Javier Ortega Smith en el Ayuntamiento de la capital. Ignacio Aguado, por su parte, ha evitado mencionar a Vox en su discurso, y ha cargado contra quienes niegan la violencia de género.

El nubarrón de Avalmadrid

EFE

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha instado este jueves a Ciudadanos, su socio en el Ejecutivo regional, a «no utilizar la Asamblea contra el propio Gobierno» y «no alimentar las iniciativas de la izquierda» tales como comisiones que vayan a afectar a la «estabilidad» de la coalición.

En la presentación del balance de los primeros cien días del Gobierno de coalición, Díaz Ayuso ha respondido así al ser preguntada si sigue pensando que Ciudadanos hace Gobierno en la Comunidad y oposición en la Asamblea.

«Ciudadanos es mi socio de Gobierno y juntos hemos llegado a celebrar estos cien días, donde estamos demostrando estabilidad, sensatez y sentido de Estado. Estamos construyendo en Madrid un ecosistema de libertad y de protección para que todos los ciudadanos encuentren respuestas, sobre todo, en un momento tan complicado», ha señalado la jefa del Ejecutivo madrileño.

Tras afirmar que mientras todo siga saliendo como hasta ahora estará «más que satisfecha», ha hecho un llamamiento a «no utilizar la Asamblea contra el propio Gobierno» y «no alimentar las iniciativas de la izquierda» a través de comisiones que solo llevan a la «inestabilidad».

«Es muy sencillo. Cada vez que venga una propuesta uno tiene que pensar. ¿Esto va a afectar a la estabilidad de mi Gobierno? ¿Sí o no? Y si es que sí, yo lo dejaría aparcado», ha sugerido Díaz Ayuso a la formación naranja.

De esta forma se ha referido sin citarla expresamente a una de las cuestiones que ha distanciado al PP y Ciudadanos en el Gobierno regional: el apoyo de la formación naranja a la comisión de Avalmadrid, creada a propuesta del PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos.

La comisión fiscalizará los avales concedidos por la entidad semipública a empresas entre 2007 y 2018, entre ellos, el concedido en 2011 por valor de 400.000 euros una empresa en la que tenía participación el padre de la presidenta regional y que nunca fue devuelto en su totalidad.

“Yo sí que creo que a Vox le debemos algo, estamos aquí porque sus votos lo facilitaron”, ha dicho Díaz Ayuso tras ver cómo Aguado evitaba referirse a la formación de extrema derecha en su discurso, y omitía luego cualquier agradecimiento al ser preguntado por ello. “No estoy de acuerdo en gobernar gracias a un partido político y luego unirme contra él con los demás”, ha seguido, refiriéndose veladamente al apoyo de Cs a la reprobación de Ortega Smith en el Ayuntamiento, donde también PP y Cs gobiernan gracias a los votos de Vox. “Nunca me uniré a la izquierda contra él”, ha advertido. “Si se hace algo mal, se dice”, ha subrayado. Y ha rematado: “Cuando se hacen reprobaciones, es unirse a la feria, y eso no me parece procedente. Estamos gobernando para cumplir el pacto con Vox. Agradecer los esfuerzos realizados tanto a Cs como a Vox y reafirmar mi compromiso en el cumplimiento de los pactos firmados y en la estabilidad del Gobierno”. 

Díaz Ayuso ha detallado que cree que Ortega Smith se equivocó con su intervención en el día internacional contra la violencia de género, contestada inmediatamente por una mujer a la que ni miró a la cara. Ha defendido, también, que hay una violencia específica contra las mujeres. Pero no se ha distanciado del partido de extrema derecha como lo ha hecho Aguado. 

«Mientras que algunos dan la espalda a las mujeres maltratadas, nosotros damos al cara frente a los agresores y les tendemos la mano», ha dicho Aguado. «Los primeros días [de Gobierno] fueron días difíciles, porque somos partidos políticos distintos, que estábamos rivalizando legítimamente por ganarnos la confianza de los madrileños», ha reconocido. «También reconozco que con el paso de las semanas, igual que cuando te vas a vivir con tu pareja, con tus amigos, las aristas, las fricciones, se fueron limando, y hoy puedo garantizar que los madrileños tienen un gobierno unido del que me siento orgulloso».

Tras 100 días, el Gobierno ha abordado 351 asuntos en sus reuniones, y ha tomado 105 decisiones que contribuyen al cumplimiento de las 155 reformas que unen al PP y a Cs a través de su pacto de investidura. Ese balance se ha logrado entre tensiones diarias, que los socios consideran superadas, y en su mayor parte aún no han afrontado su gran prueba de fuego. Esta se producirá en la Asamblea. Allí el PP y Cs dependen de Vox para aprobar cualquier reforma, o los Presupuestos de 2020, que siguen sin ponerse en marcha. Un escenario complejo cuando precisamente la fuerza de extrema derecha es la que más y mejor subraya todas las diferencias entre el PP y Cs.  

«No debe ser fácil gobernar en coalición, por lo que puedo entender que haya momentos en que haya un cierto desequilibrio o descoordinación», ha dicho Ángel Gabilondo, portavoz del PSOE y ganador de las elecciones. «Pero yo creo que ha habido un poco más», ha continuado. «Ha habido problemas serios», ha añadido. «El Presupuesto va a ser el momento de la verdad para saber qué es lo que realmente se quiere. Me preocupa que al ser un acuerdo entre el PP y Cs marcado excesivamente por Vox, que es el que le marca el paso al Gobierno, las políticas, en lugar de centrarse, se estén escorando hacia la derecha».  

«El Gobierno de Madrid ha perdido sus primeros 100 días secuestrado por Vox», ha asegurado Pablo Gómez Perpinyà, portavoz parlamentario de Más Madrid. 

«La señora Díaz Ayuso y el señor Aguado han presumido de medidas que no han tomado, de reformas que no están en tramitación, que simplemente son declaraciones públicas», ha rematado Jacinto Morano, de Unidas Podemos Izquierda Unida Madrid en Pie. 

Vox critica el balance y avanza una dura negociación por los Presupuestos

«Creemos que no hay motivos para celebrar los 100 primero días de Gobierno de la Comunidad de Madrid», ha dicho Rocío Monasterio, portavoz de Vox, según un comunicado del partido. «Nuestra valoración es negativa. La acción del Gobierno de estos 100 días no justifica la creación de cuatro nuevas consejerias, como denunciamos desde el primer día», ha seguido. Y ha advertido: «En lo relativo al acuerdo de investidura, no han cumplido hasta la fecha con ninguno de los puntos acordados. Y ya adelantamos que será condición indispensable para aprobar los presupuestos».

En realidad, ni PP ni Cs firmaron un acuerdo de investidura con Vox. Aceptaron verbalmente un compromiso con ciertas medidas del partido de extrema derecha durante la sesión de investidura de Isabel Díaz Ayuso como presidenta. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: