La cita nacional con la música de los 80 y los 90, Visor Fest, regresará los días 17 y 18 de septiembre de 2021 al Parque de l’Aigüera de Benidorm con una edición liderada por James, The Waterboys, Teenage Fanclub, Mudhoney, New Model Army, The Posies, Lagartija Nick y Australian Blonde. El festival contará con un aforo de 4.000 personas y pondrá a la venta los primeros 200 abonos el jueves 17 de diciembre a través de See Tickets por 55 euros.

Sin duda esta es una cita musical con la memoria. Un evento que siempre ha cuidado su peculiar identidad de festival boutique, con aforo reducido y con un formato más cercano a los directos en salas que a los habituales en macrofestivales. Un formato que incluye conciertos completos, sin solapamientos, en un único escenario y con un sonido impecable al aire libre.

El cartel

James es, sin duda alguna, una de las bandas más duraderas del indie rock, desde que se formaran allá por 1982 en Manchester. Clásicos imperecederos como Come Home, Sit Down, She’s a Star o Laid, entre muchos otros, demuestran que lo suyo, pese a encandilar temprano a leyendas como Morrissey y Johnny Marr, nunca fue flor de un día.

Otros que siguen en plena forma son The Waterboys, artífices de un himno generacional como es The Whole of the Moon, un tema que han versionado artistas tan dispares como Prince, The Killers, U2 y Fiona Apple. Pero como los anteriores, los escoceses no son una de esas bandas recordadas por un éxito, sino que desde This is the Sea o Fisherman’s Blues mantienen el listón en lo más alto, con obras tan aplaudidas como An Appointment with Mr. Yeats o el reciente Good Luck, Seeker.

Cartel del Visor Fest.

También desde Escocia actuará otra banda que, desde hace treinta años, se ha ganado un lugar especial en nuestros corazones: Teenage Fanclub. Los de Bellshill son uno de los valores indiscutibles de la escena independiente, todo un referente que hoy día sigue sumando nuevos adeptos. Nada extraño en una trayectoria en la que brillan con luz propia discos de la talla de A Catholic Education, Bandwagonesque, Thirteen, Grand Prix o Songs From Northern Britain.

Tan veteranos como los escoceses son los norteamericanos Mudhoney. Considerados por muchos como la banda que puso los cimientos del grunge, los norteamericanos no llegaron a tener el impacto de Nirvana, ni tampoco vendieron tantos discos como Pearl Jam o Soundgarden, pero fueron ellos quienes dieron el primer disparo. Fueron también el primer grupo que triunfó en el sello Sub Pop, la discográfica que desde Seattle impulsó y capitalizó la mayor parte de aquel movimiento, y en la que Mudhoney ha publicado casi la totalidad de su obra.

Si Mark Arm y compañía resultan indispensables hoy día para comprender un género en sí mismo como el grunge, los británicos New Model Army también son mucho más que una referencia a pie de página en la historia del post-punk, los sonidos góticos y el metal. Siempre libres de ataduras estilísticas, los de Bradford pueden presumir de una dilatadísima trayectoria a sus espaldas que les ha deparado una devoción casi religiosa entre sus fans. Pero también pueden alardear de haber despertado una vez más el interés no ya de su fandom habitual, sino también de toda una legión de neófitos, con trabajos tan cercanos e inspirados como From Here.

Y si hablamos de inspiración, pocos compositores han dejado canciones tan redondas como Jon Auer y Ken Stringfellow, los dos corazones que laten al unísono tras The Posies. Ejemplos máximos del power pop que dominó la escena independiente norteamericana en los maravillosos 90 son Frosting On The Beater y Amazing Disgrace.

Pero no solo de ídolos internacionales vive el Visor Fest. Un festival que ha hecho del recuerdo de los 80 y los 90 su marca tenía que contar con exponentes nacionales. Y menudos exponentes: Lagartija Nick y Australian Blonde.

Los granadinos, que ya se juntaban desde 1987 para tocar temas de sus admirados Siouxsie & The Banshees, eclosionaron en 1991 con Hipnosis, un disco hoy fundamental para entender la evolución del rock en nuestro país. Como lo sería, tan solo cinco años después, Omega, su magistral obra junto a otro genio como Enrique Morente. Y semilla de un legado sónico y un afán experimental que hoy la banda perpetúa aún en álbumes como Crimen, sabotaje y creación o Los cielos cabizbajos.

Por su parte, los asturianos son también historia viva de nuestra escena independiente. Australian Blonde llevan desde 1992 regalándonos múltiples alegrías. Más allá de haber convertido Chup Chup en el himno de toda una generación, Fran Fernández -ahora Francisco Nixon- y compañía son los grandes culpables de aquel movimiento denominado Xixón Sound, todo un revulsivo en nuestra escena y fundamental para entender el devenir de la música indie en nuestro país.

Visor Fest es mucho más que un festival. Es una mirada, entre la nostalgia y el entusiasmo, a un tiempo pasado. Un tiempo comprendido entre dos décadas, los 80 y los 90, cuando no solo emergieron y triunfaron grandes nombres de la historia del pop y del rock.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: