¿Se acuerda del sida? Quizá piense que hablar del sida es hablar del siglo pasado, pero no es así. Desgraciadamente, durante el pasado año, 770.000 personas murieron en el mundo a causa de enfermedades relacionadas con el sida.

En España y el resto de la sociedad occidental, los importantes avances en los tratamientos antirretrovirales de las últimas décadas han cambiado la percepción del sida (la enfermedad que aparece cuando la infección por el VIH progresa y destruye el sistema inmunitario), que ha pasado a considerarse una dolencia crónica. Y, con ello, se ha perdido el miedo y han descendido las medidas de protección de la población: el uso del preservativo. Esto, unido a que muchas personas, fundamentalmente las más jóvenes, bajan la guardia cuando, a la hora de tener relaciones sexuales, están afectadas por el consumo de alcohol o de drogas recreativas, ha propiciado que estemos viviendo un repunte de enfermedades que “suenan anacrónicas”, como la sífilis, la clamidia o la gonorrea, conocidas como Infecciones de Transmisión Sexual (ITS). Sirva como ejemplo, la tendencia creciente en España de la infección gonocócica, que ha pasado, desde el inicio de la década de los 2000, de 805 a 6.456 casos anuales.

En el VIH, también quedan retos pendientes. Según los últimos informes de vigilancia epidemiológica, en España hay cada año cuatro mil nuevas infecciones, de las cuales un 12% corresponden a personas entre 15 y 24 años, alcanzando un 63,2% las que se producen en menores de 40 año. También es importante la concienciación de las personas para que conozcan cuál es su estado serológico, es decir, si se han infectado o no del VIH, mediante la realización de una sencilla prueba rápida, que se puede hacer de manera totalmente gratuita y confidencial, y que, incluso, desde hace más de un año, se encuentra también a la venta en farmacias. Sin embargo, casi el 50% de las personas en España presentan diagnóstico tardío, lo que incrementa las posibilidades de transmisión del virus y tiene unas consecuencias negativas sobre la salud de las personas. En este sentido, creemos que además de promocionar la realización de la prueba diagnóstica, hay que continuar llevando a cabo campañas de sensibilización frente al estigma asociado al VIH, lo que favorecerá la normalización de este tipo de pruebas.

No hay que olvidar que un aspecto muy importante para conseguir que su carga viral permanezca indetectable, es favorecer la adherencia al tratamiento de las personas que viven con el VIH, lo que redundará en un mejor estado de su salud y en una disminución del número de transmisiones del virus entre la población. No lo olvides: la información te da el poder.

Mar Echenique es psicóloga y sexóloga del área de Salud de Cruz Roja Española.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: