La patronal del fútbol femenino asegura que ha encontrado el dinero necesario para firmar el ansiado convenio colectivo. Después de cerrar su contenido con los sindicatos el pasado 20 de diciembre, no ha podido entrar en vigor hasta ahora porque las entidades de Primera, especialmente las más modestas, no disponían de la liquidez suficiente para hacer frente a la mejora en las condiciones de las jugadoras que fija el texto. Salvo giro de última hora, el convenio se rubricará la próxima semana en la sede del Consejo Superior de Deportes.

Será la productora Mediapro, que tiene un acuerdo televisivo con 12 equipos, la que aportará la financiación extra. En concreto, 100.000 euros por club y temporada (esta y dos más), por encima de lo que ya paga en cada una de esas tres campañas (2,25 millones a repartir entre esa docena de conjuntos). Esos 100.000 euros extra lo recibirán todas las entidades de Primera, menos Barcelona, Athletic, Tacón, Madrid CFF (estos cuatro tienen cedidos sus derechos de retransmisión a la Federación Española) y el Sevilla, que está con Mediapro, pero queda al margen de esta aportación adicional.

La Asociación de Clubes (patronal) aprobará esto el próximo lunes, lo que dará vía libre para la rúbrica del convenio colectivo, cuyo contenido tardó en pactar 14 meses con los sindicatos, y que luego no ha podido aplicarse por falta de financiación. Este marco laboral se convertiría en el primero en una Liga europea femenina de fútbol y el segundo en la historia del deporte practicado por mujeres en España, tras el que tuvo el baloncesto a finales de la década pasada y que murió por la disolución de la patronal. Se trataría pues de un hito que, en pleno siglo XXI, trasciende al ámbito puramente deportivo. Barcelona, Athletic y Tacón no pertenecen a la Asociación y no han sido parte de las negociaciones con las representantes de las jugadoras, pero el contenido les afecta igualmente. No obstante, las condiciones que disfrutan sus futbolistas superan en una gran mayoría de los casos los mínimos acordados en el convenio.

Esta solución no ofrecería, sin embargo, una salida a la guerra televisiva, que, de alguna forma, simboliza la guerra del fútbol protagonizada por Tebas y Rubiales, máximos responsables de LaLiga y la Federación, respectivamente. En la Primera femenina seguirá habiendo dos bloques: los clubes que están con la Federación (Barcelona, Athletic, Tacón y Madrid CFF; cobran 500.000 euros por curso) y los que tienen un acuerdo con Mediapro (el resto; reciben 2,25 millones por campaña, a repartir de forma no proporcional entre 12 entidades).

Hasta ahora, la vía explorada para que los clubes pudieran firmar el convenio era que los 12 que se encuentran con Mediapro se marcharan con la Federación, donde casi todos cobrarían más del doble, una diferencia económica que les daría el colchón suficiente. Sin embargo, tras dos meses de negociaciones, eso no ha sido posible. Ambas partes han mostrado públicamente sus diferencias. La última vez, el pasado sábado en la reunión de Salamanca, retransmitida en streaming.

Antes de conocerse esta noticia, la Federación Española había convocado una rueda de prensa para este viernes, que se mantiene, con la intención de explicar su visión del conflicto y ofrecer varias soluciones. La patronal asegura que la firma del convenio, a ser posible la próxima semana, está garantizada más allá de lo que digan los representantes del organismo dirigido por Rubiales.

Este pasado fin de semana se vivió un rebrote de la crisis. Primero por el agrio encuentro del sábado y luego por la protesta de las futbolistas. En la final de la Supercopa, disputada en el Helmántico, las jugadoras se quedaron paradas sobre el césped durante el primer medio minuto del partido como una forma de mostrar su hartazgo por la situación. Este gesto tuvo su continuidad el martes y miércoles en los ocho duelos de la Copa de la Reina. El sindicato mayoritario AFE había urgido este pasado lunes a la Asociación de Clubes a encontrar una solución de forma inmediata. La opción de una nueva huelga estaba sobre la mesa. El fin de semana del 16-17 de noviembre ya hubo una que paralizó toda la competición.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: