Pablo Iglesias le pedía el jueves a Pepa Bueno, durante su entrevista en la Cadena Ser, que no le revelara ningún detalle del segundo episodio de la octava temporada de Juego de Tronos. El viernes, a pesar de un acto de cierre de campaña de tres horas en el madrileño parque de Tierno Galván, en el sureste de la capital, que terminó casi a medianoche, después de otro en León a primera hora de la tarde, y aun uno más en Valladolid por la mañana, no se sabe cómo, pero le dio tiempo a ponerse al día. Y este sábado a mediodía comentaba: “Es imposible no ver paralelismos con la actualidad. Todos velando armas. Veremos si ganan los Caminantes Blancos o ganamos los buenos”.





El líder de Unidas Podemos, de conocida afición por la serie Juego de tronos, de la que llegó a editar un libro, asistió a mediodía al pase del documental Return en la Sala Mirador, en el barrio de Lavapiés. “Los jóvenes de todo el mundo han puesto sobre la mesa que no tenemos dos planetas”, dijo, “y es una buena forma de pasar la jornada de reflexión, ver un documental sobre cambio climático”.

Antes de iniciarse la proyección, Iglesias valoró la campaña que queda atrás y en la que Unidas Podemos ha invertido todo su esfuerzo para salir de la complicada situación en la que los sondeos los situaban hace pocas semanas. La noche del viernes, en el acto de clausura, el ambiente era de optimismo, cuando no de euforia contenida entre los asistentes, debido sobre todo al fuerte impacto que tuvo en el tramo final de la campaña el desempeño de Iglesias en los debates televisivos.


Hemos evitado que esta fuera una campaña de la sobreactuación y hemos logrado que temas como educación, empleo, sanidad y vivienda hayan sido centrales”



“Tengo la sensación de que hemos logrado evitar que esta campaña se convirtiera en la campaña del insulto y de la sobreactuación”, valoraba este sábado el candidato, “y hemos logrado que temas como la educación, el empleo, la sanidad y la vivienda hayan sido centrales aunque algunos solo querían hablar de insultos”.

El líder de Unidas Podemos subrayó que, pese a la bronca que algunos se han empeñado en meter en la campaña, “la ciudadanía no se deja tomar el pelo”. Y sobre la jornada de mañana resumió: “Nos estamos jugando el futuro, las pensiones, el trabajo y la educación de nuestros hijos. Y creo que eso se va a notar”.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: