Portada

Varapalo del Tribunal de Cuentas al plan Juncker


El plan Juncker es el producto estrella de la actual Comisión Europea. Se trata del plan de inversiones que lanzó en el 2015 el político luxemburgués cuando tomó posesión como presidente del ejecutivo comunitario. Se trataba de reanimar una economía debilitada por los años de crisis, su objetivo era generar 315.000 millones de euros de financiación pública y privada de inversiones estratégicas.

Pues bien, el Tribunal de Cuentas de la UE acaba de formular una dura crítica a este plan. Le apunta tres deficiencias importantes, que los importes calculados de inversión conseguida están sobreestimados, que parte de la ayuda simplemente sustituyó una inversión que ya se habría conseguido con otros instrumentos y que se centró demasiado en los grandes países. En definitiva, que la eficacia de este plan de inversiones debe justificarse mejor, especialmente al tratarse de un proyecto estrella de la actual Comisión Europea. “El plan Juncker tiene una gran visibilidad como programa emblemático de la UE, y por ello es sumamente importantes que las afirmaciones sobre su eficacia tengan un fundamento sólido”, dijo el autor del informe, Leo Brincat, miembro del Tribunal de Cuentas Europeo.





Es una crítica que no descalifica la validez del plan. Los auditores consideran que fue “eficaz en la captación de financiación”, pero destapan deficiencias en su aplicación. Por ejemplo, cuestionan que se haya conseguido movilizar una inversión adicional de 335.000 millones de
euros. Denuncian que los métodos utilizados para el cálculo llevan a sobreestimar el grado de inversión adicional conseguido.

Una segunda crítica es que algunos proyectos podrían haber optado por otras fuentes de financiación, pero que recurrieron finalmente al plan Juncker porque los créditos eran más baratos. Finalmente, el tercer punto que corregir de este plan de inversiones es su localización: “La concentración geográfica no estaba suficientemente equilibrada, puesto que la financiación se destinó en su mayor parte a algunos estados miembros de la Europa de los Quince que cuentan con bancos nacionales de fomento bien asentados”.




Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment