La inseguridad es el tema situado como principal preocupación por los barceloneses en el último barómetro municipal. Aferrado a los indicadores del termómetro que toma el pulso a la ciudad, Manuel Valls ha marcado la seguridad como primera prioridad en las 175 medidas que recoge el programa electoral con el que aspira a conseguir la alcaldía de Barcelona.

“Tolerancia cero”, ha resumido Valls en el acto de presentación de las propuestas, donde ha lanzado su primer compromiso si es alcalde: “Acabaremos con el ‘top manta’ en 90 días”. Con más tiempo por delante, promete un plan de choque con 1.500 nuevos efectivos incorporados a la Guardia Urbana, 600 de ellos en los primeros 12 meses del mandato.





El candidato francés defiende una inversión importante en la modernización de la policia local incorporando las posibilidades tecnológicas que se abren con la llegada de la tecnología 5G mediante avances de inteligencia artificial, videovigilancia y drones. Valls, que defiende una visión metropolitana de Barcelona, con mayor peso del ente supramunicipal, considera que la seguridad debe ser también una de sus competencias y sitúa en la agenda política la modificación de la ley de policias locales para crear un cuerpo único de escala metropolitana.


1.500 agentes más y equipados con tecnología 5G

Además de estos aspectos, el programa recoge todos los titulares que el candidato ha ido desgranando durante los meses previos a la inminente campaña electoral. El listado de 175 medidas muy variopintas incluye la construcción de 10.000 viviendas públicas nuevas en ocho años y la preparación de la candidatura de Barcelona como sede de unos Juegos Olímpicos
, ya sean los de invierno en 2030 o de verano en 2032.

El listado de propuestas también incluye guiños a los temas que marcan la actualidad internacional y propone Barcelona como capital mediterránea contra el cambio climático, con el castillo de Montjuïc como sede de un observatorio internacional de ciudades dispuestas a luchar contra el cambio climático. El exprimer ministro francés recordó que cuando estaba en el cargo firmó el acuerdo de París, el primer acuerdo global en el que los países se comprometieron a tomar medidas en este sentido. “Es el tema del que hablan los jóvenes, compromete su destino”, ha destacado Valls, que defiende un plan de choque contra el cambio climático y transporte público gratuito durante los episodios de contaminación.






El castillo de Montjuïc como sede de una asociación de ciudades mediterráneas contra el cambio climático

A diferencia de otras ocasiones, en las que el candidato dedicó una parte importante del tiempo a hablar de la situación política en Catalunya y España, esta vez Valls se ha centrado en Barcelona, que considera debe ser “cocapital” en los ámbitos económico, social y cultural”. En ese sentido, hay un mar de fondo que se va repitiendo a lo largo de las propuestas, donde Valls se presenta como “una alternativa clara al populismo y el independentismo”. El candidato considera que, de ganar otras formaciones políticas, “acabarían de hundir la ciudad en una mediocridad irrelevante, alejada de las posiciones de referencia en España, Europa y el mundo”.

Envuelto en un ambiente de optimismo frente a un centenar de personas, a Valls no le han desanimado los resultados obtenidos por Cs en la capital catalana. “Los que se imaginan que las elecciones del domingo se aplican a Barcelona, se equivocan”, ha aseverado, confiando en que la plataforma municipalista correrá mejor suerte que la formación naranja.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: