El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha anunciado este lunes el adelanto de las elecciones autonómicas, que se celebrarán el próximo 5 de abril, cinco meses antes del final natural de la legislatura. Así lo acaba de hacer público, media hora después de notificárselo a los portavoces parlamentarios de la Cámara vasca antes de comparecer ante los medios de comunicación. En el mensaje a los líderes de los partidos vascos especifica: «Según será publicado en el Boletín el día de mañana, he convocado a los medios para comunicar la decisión de dejar sin efecto la legislatura vigente y convocar elecciones autonómicas el próximo 5 de abril». Urkullu, junto a todos sus consejeros, hará pública esta tarde esa decisión que ha comunicado a los partidos.

Urkullu, que el pasado martes preguntó por esta opción a sus consejeros, ha optado por adelantar los comicios vascos para alejar la posibilidad de coincidir con las elecciones catalanas, todavía sin fecha y que el president Quim Torra convocará una vez aprobados los presupuestos catalanes. Pero también de las incertidumbres derivadas de los Presupuestos Generales del Estado, para cuya aprobación el Ejecutivo de Sánchez necesita a ERC.

La intención de la Administración central es presentar el proyecto en el Congreso para iniciar una tramitación parlamentaria de unos tres meses de duración y tenerlos aprobados antes del verano. Urkullu adelantó públicamente que contemplaba un anticipo electoral en una comparecencia en el Parlamento vasco en un contexto en el que los rumores se habían disparado después de que, tras las vacaciones de Navidad, preguntara informalmente a sus consejeros por un eventual adelanto. Este martes lo hará ya de forma oficial. Un trámite preceptivo antes de tomar una decisión de este tipo y que entrará en vigor la próxima semana con la publicación en el Boletín Oficial del País Vasco del decreto del lehendakari de disolución de la Cámara autónoma y la convocatoria de elecciones. La Ley de Gobierno especifica que aunque la prerrogativa de comunicar la fecha electoral es del presidente vasco, antes tiene que debatirlo con sus consejeros.

La convocatoria de los comicios para el primer domingo de abril acorta la legislatura lo suficiente para que el Gobierno se quede sin presentar varios proyectos de ley a los que se había comprometido al inicio de la legislatura, pero por otra parte, permite al Gobierno afrontarlas con la tranquilidad de tener los presupuestos vascos aprobados con el apoyo del PNV, PSE-EE y Elkarrekin Podemos, y con el plus de recibir una serie de transferencias pendientes para completar el Estatuto que van a llegar en plena precampaña.

Las administraciones central y vasca se reunirán el próximo día 20 en Bilbao para cerrar el “cronograma” con fechas y materias. El propio Urkullu dejó claro el miércoles que la horquilla para convocar las elecciones iba desde el cinco de abril hasta el 25 de septiembre. Fue la primera vez que asumía un posible adelanto electoral después de que hubiera mantenido, semana tras semana, que su intención era agotar la legislatura. Salvo el PP, cuya dirección nacional mantiene la incertidumbre sobre si el presidente vasco, Alfono Alonso encabezará la candidadtura a lehendakari, los demás partidos ya han adelantado sus procesos internos.

El lehendakari Urkullu será proclamado el siete de marzo por su partido para un tercer mandato, Idoia Mendía ya lo ha sido por el PSE-EE para una segunda campaña al frente de los socialistas y Maddalen Iriarte por Eh Bildu, limitado por la inhabilitación de Arnaldo Otegi hasta 2021. En Elkarrekin Podemos serán los inscritos quienes decidan en unas primarias internas entre las dos candidatas del sector oficial, Rosa Martínez y del crítico, Miren Gorrotxategi.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: