Portada

Uno de los presuntos violadores de Sabadell ya acosó a la víctima en un bar


Una estancia amplia, abandonada, muy sucia, con colchones
tirados por el suelo y grafitis en las paredes, varios especialmente llamativos y de un color que cree recordar que es rosa oscuro. Esa fue la descripción que el domingo, poco después de las ocho de la mañana relató a la policía local de Sabadell la joven de 18 años, española y vecina de la localidad, que denunció haber sido agredida sexualmente al menos por tres hombres.

Uno de los presuntos violadores, “magrebí, de 1,70 metros, que vestía con ropa oscura y unas za­patillas marrones”, según las palabras de la joven, la había estado ­acosando en el bar
Sabadebidoo, donde la mujer celebraba con un grupo de amigos un cumpleaños.






En la nave en la que se sospecha que sucedió la agresión se halló un preservativo usado que será analizado

Unos transeúntes localizaron a la víctima, tirada en el suelo, a la altura de la ronda de Ponent, medio desnuda, cubriéndose con un abrigo y llorando. Al llegar, los testigos vieron a un hombre huyendo de su lado. La joven les contó que había sido violada por varios hombres en una fábrica abandonada. Apenas podía hablar. Los transeúntes trasladaron a la joven hasta las dependencias de la policía local de Sabadell. Desde allí se avisó a una ambulancia que trasladó a la joven hasta el hospital Taulí.

La joven contó que había estado celebrando el cumpleaños de un amigo. Que estuvieron primero en el bar La República del centro de Sabadell y terminaron en otro local de copas, el Sabadebidoo.


Los investigadores esperan hoy realizar varias ruedas de reconocimiento con los detenidos

Al cerrar este último, la joven pidió a un amigo italiano que la acompañara un trecho del camino porque se sentía “incómoda” por el hombre que la había estado incordiando en el último bar. Hubo un momento en que los dos jóvenes se despidieron y la mujer ya sólo recuerda que un hombre la agarró fuertemente del brazo y ya no la soltó hasta que la hizo entrar por la fuerza a una nave abandonada.





En su primera declaración la víctima apenas pudo dar detalles del recorrido, que no duró más de 10 minutos a pie. Sí recordaba haber pasado por la ronda de Ponent.

Una vez en el interior de la nave, la joven fue violada por el hombre que la arrastró hasta su interior, más otros dos que estaban dentro, mientras que al menos otros tres, todos magrebíes, miraban lo que el resto le hacía sin impedirlo.

La joven apareció después tirada en mitad de la ronda de Ponent, donde habría sido abandonada por uno de sus agresores. Con la descripción realizada por la víctima, la policía local acudió a una nave abandonada de la calle Germans Fargell, en el número 36, en el barrio de Can Feu, donde recordaban que vivía un grupo de sintecho magrebíes. De hecho, a finales de enero ya tuvieron que acudir junto a los bomberos tras el incendio provocado por una hoguera.

Los agentes encontraron en el interior a los seis hombres, cuya descripción coincidía con la facilitada por la víctima. También estaban las pintadas de un color rosa muy intenso en varias paredes. La nave fue clausurada y en uno de los accesos los policías encontraron un preservativo usado. Los agentes lo guardaron para su análisis en el laboratorio.





El domingo por la noche, la policía municipal trasladó a los seis detenidos y el atestado a la unidad de investigación de la comisaría de los Mossos d’Esquadra de Sabadell, que prosiguieron con las pesquisas del caso. Ayer, sobre las siete de la tarde, los Mossos detuvieron a una séptima persona, que sería uno de los autores de la agresión.

La policía científica regresó a la nave en búsqueda de más pruebas, y se recogieron todas las grabaciones de las cámaras de los trayectos que hizo la víctima esa noche. Su primera parada en La República, en el siguiente bar y la salida acompañada de un amigo, hasta que fue abordada por su agresor. Los involucrados en el ataque tienen entre 22 y 55 años, y dos de ellos acumulan antecedentes policiales.

Los investigadores esperan hoy realizar varias ruedas de reconocimiento con los detenidos en las que participarán amigos de la víctima, los transeúntes que la auxiliaron y la propia joven. Anoche, los Mossos estaban a la espera del resultado de las diligencias que habían solicitado en laboratorios y descartaban que los acusados pasaran este martes a disposición judicial.








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment