Tecnología

Una semana usando Poké Ball Plus: impresiones y sensaciones


Este 16 de noviembre se pone a la venta en Nintendo Switch la primera pareja de títulos de Pokémon en la consola híbrida, Pokémon Let’s Go Pikachu/Eevee, las primeras entregas con sabor tradicional en una consola doméstica, aunque con espíritu portátil. Pero eso no es todo: ese día se lanza también Poké Ball Plus, un periférico que nos ha llamado mucho la atención al no ser únicamente un Joy-Con del tamaño de una pelota de golf.

Durante nuestra semana de análisis del videojuego, nos fue inevitable dedicar más de la mitad del tiempo utilizando este mando. Intercalábamos jugar en el televisor o lejos del dock, solo que no imaginábamos que la experiencia fuese a ganar tantos enteros si elegíamos la opción de la Poké Ball Plus.

Cómo se siente: primeras sensaciones


Poké Ball Plus

Lo primero que tenemos que decir es que a nivel mecánico es igual que utilizar un Joy-Con. Tanto los mandos acoplables de la consola como este periférico cuentan con la misma filosofía, aunque la Poké Ball Plus cuenta con ciertas limitaciones en lo que al número de botones se refiere, por lo que para utilizar el botón Y hay que agitar el mando de un lado al otro. Por lo demás, el joystick es también un botón, que equivale a A; finalmente, en la zona superior roja está otro botón que funciona a modo de B.

Y ya está, porque Pokémon Let’s Go Pikachu/Eevee están pensados para que sean accesibles, que cualquier jugador sin importar su edad pueda coger un mando y ponerse a jugar; tal como hacíamos con la simplicidad de Game Boy o las consolas de 8-bit.

Al control mecánico tenemos que añadir el control por movimiento, porque este producto cuenta con giroscopio de cara al lanzamiento en los procesos de captura. No basta con hacer el gesto de atrás hacia delante; en muchas ocasiones nos veremos en la situación de que un Pokémon salvaje está constantemente moviéndose, de arriba abajo o de izquierda a derecha, de manera que nosotros tenemos que dirigir el lanzamiento al lugar correspondiente. Es fundamental y no es tan fácil como parece. En nuestras primeras horas, hasta que nos familiarizamos con la sensibilidad de Poké Ball Plus a los giros y movimientos, gastamos sin éxito muchas Poké Ball, tal como sucede en Pokémon GO al heredarse la misma mecánica de combate, tanto con las circunferencias como con el uso de bayas.

Ya he lanzado la Poké Ball, ¿y ahora qué?


Poké Ball Plus
Poké Ball Plus

Por un momento, Pokémon Let’s Go te hace sentir que esa captura se produce en el mundo real, en la palma de tu mando, al dotar al Poké Ball Plus de sonido, luces y vibración. Cuando la especie salvaje entre en este artilugio del universo de Game Freak, escucharemos el sonido de cuando choca contra el suelo al botar, cuando gira y palpita igual que en el videojuego hasta que, si hay suerte, la captura se efectúa con éxito.

En esos segundos de máxima tensión veremos diferentes colores, sonidos, luces en la circunferencia que se encuentra alrededor del joystick. Si sale verde, la captura habrá terminado; si sale rojo, no habrá habido suerte. Es un lenguaje fácil de entender, que también se ve en todo momento en pantalla, pero que si estás en casa en compañía ofrece un pequeño aderezo de diversión e intriga muy agradable. Son los pequeños detalles los que marcan la diferencia, y en Poké Ball Plus hay unos cuantos de ellos. Por decir, cuando ponemos a cargarla —vía USB Tipo C, cable incluido— escuchamos el sonido del Centro Pokémon al curar a nuestro equipo. Si capturas un Ponyta, escucharemos su sonido original de Game Boy; si llevas de paseo un Bulbasaur, al girar sobre la mesa la Poké Ball Plus escucharás sonidos de tu acompañante de tipo hoja.


Poké Ball Plus
Poké Ball Plus

Conexión con Pokémon GO, ¿cómo funciona?

La conectividad con Pokémon GO cuenta con muchas posibilidades si Nintendo y Niantic saben aprovecharse de las posibilidades del periférico. En primer lugar, para vincular la Poké Ball Plus con el juego hay que dirigirse al Go Park situado en Ciudad Fucsia, donde estaba la antigua Zona Safari. En este lugar hay diferentes emplazamientos que estarán disponibles a partir del día de lanzamiento del juego. Será aquí donde podamos capturar los Pokémon que hayamos transferido desde nuestra cuenta de Pokémon GO —que se debe vincular—. A continuación, en cada parque aparecerán diferentes criaturas y, como decimos, podremos capturarlas para usarlas en nuestro cartucho. ¿Tienes un Bulbasaur Shiny en Pokémon GO y quieres llevarlo al videojuego? Puedes, pero no a la inversa. Además, es un proceso irreversible.

Finalmente, comentar que la función de paseo es muy similar a la del uso que podemos darle al Pokémon GO Plus, solo que en este caso no nos avisa de Pokémon a los que podemos capturar sino únicamente de las Poképaradas.

Cuando llevemos nuestra Poké Ball Plus en la calle, si tenemos un Pokémon en el interior de la misma se recogerán los objetos de la Poképarada automáticamente; en caso contrario, si está vacía, simplemente vibrará para avisarnos de que podemos coger dichos objetos pulsando el botón. Una vez lleguemos a casa y volvamos a encender la consola veremos todos los objetos recogidos durante el paseo.

Única forma de conseguir a Mew

Con todo, nos ha gustado el uso que se puede dar al Poké Ball Plus más allá de ser un mando con sensibilidad al movimiento. Lo que no nos ha gustado tanto es que para conseguir a Mew, la criatura 151 de la Pokédex de Kanto, haya que comprar necesariamente este producto, cuyo precio por separado es de 45 euros en Amazon en estos momentos. También está la opción de hacernos con el juego + Poké Ball Plus por unos 90 euros, pero Mew no se puede capturar de ninguna manera dentro del juego.


Mew
Mew

En cualquier caso, si tienes los ahorros suficientes y quieres vivir la experiencia metiéndote al máximo en el papel, jugar así nos ha gustado más de lo que pensábamos inicialmente.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment

injerto
injerto