La aprobación ayer del decreto ley que dicta los 15 minutos obligatorios de precontratación para los vehículos de alquiler con conductor (VTC) fue celebrada por los taxistas como si fuera una victoria final. La nueva normativa entrará en vigor el viernes y ya no hay marcha atrás. Pero lo cierto es que la guerra apenas acaba de empezar. El Govern tiene claro que ha sido un parche temporal, una solución para salvar la situación y tener un Mobile World Congress en paz.

La verdadera revolución del sector llegará más adelante, cuando se elabore una nueva ley de regulación integral de los servicios de transporte de viajeros en turismo –que regulará tanto a taxis como VTC–, en lugar de tener normativas diferenciadas como hasta ahora.






Intermediación necesaria

El Govern quiere tomar el control de un mercado en manos de particulares

El conseller de Territori, Damià Calvet, anunció ayer que espera someter la propuesta legislativa a consulta pública antes de abril. “El foco de la regulación dejará de estar limitado y condicionado por las exigencias sectoriales y pasará a centrarse en la garantía de los derechos de los usuarios en todas las etapas de la prestación del servicio”, aseguró Calvet. El Gobierno catalán está decidido a abordar el peliagudo debate de la transmisión de licencias para, según Calvet, “no perpetuar el problema de la especulación”.

Haciendo una analogía futbolística, la nueva ley busca que las licencias de los algo más de 10.000 taxis del área metropolitana de Barcelona sean como los carnets del Barça, que no puedan pasar de padres a hijos o se vendan entre particulares a un precio sobre el que la administración no puede intervenir. El plan es que se pueda recuperar la licencia cuando una persona se jubila o deja la actividad y sea la administración quien la ofrezca entonces a las personas interesadas en un mercado con un precio estipulado y transparente.

La avenida Diagonal ha recuperado la normalidad después de que los VTC bloquearan varios días cuatro carriles
(Xavier Cervera)

Los propietarios de esas licencias recibirán una cantidad determinada por parte del Govern, el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) o la entidad que se encargue de ello en función del precio pagado por el propietario en su momento y la amortización. Para que salgan los números, Calvet anunció ayer que será necesario crear un fondo económico basado en un nuevo impuesto, algún tipo de tasa o lo que considere el Parlament para poder afrontar la reforma del debate con garantías económicas.





Se trata de una cuestión muy espinosa. Hoy por hoy, a efectos prácticos, los taxistas ven sus licencias como una especie de planes de pensiones. Las venden cuando se quieren jubilar. En estos momentos el precio de una licencia se sitúa por encima de los 130.000 euros.


Fondo Económico

La administración creará un impuesto para hacer frente a las compensaciones

La futura ley también marcará nuevas pautas sobre los periodos de descanso de los taxistas, la renovación de la flota para reducir el impacto ambiental, el taxi compartido y la transparencia de las tarifas establecidas con arreglo a algoritmos por parte de los VTC.

A la espera de la legislación final, el decreto ley de la Generalitat cumple con todo lo prometido a los taxistas la semana pasada: los 15 minutos de precontratación obligatorios para los VTC, la obligatoriedad de pasar por la base entre servicio y servicio y la prohibición de la geolocalización previa. El decreto ley también habilita a los entes locales y al AMB a ampliar el tiempo de precontratación todo lo que quieran.

El Govern ha acabado cediendo a la presión realizada por los taxistas durante su huelga en Barcelona
El Govern ha acabado cediendo a la presión realizada por los taxistas durante su huelga en Barcelona
(Enric Fontcuberta / EFE)






El compromiso del organismo supramunicipal con los taxistas para que pusiesen fin a la huelga era ampliar de 15 minutos a una hora y se espera que vaya al consejo metropolitano del mes de febrero para aprobarse definitivamente en marzo y poder empezar a aplicarse a partir de abril.

Esta hoja de ruta ilustra la
derrota de los VTC
. El desmantelamiento del campamento de la avenida Diagonal por parte de los vehículos de alquiler con conductor demuestra el revés que supone para el sector que opera a través de las aplicaciones de

Uber

y de

Cabify
la aprobación del decreto ley.


Uber y Cabify

Los conductores de VTC abandonan la Diagonal tras más de una semana de protestas

Hoy mismo hay reuniones previstas entre las empresas con más licencias y la Conselleria de Treball para iniciar la tramitación de los expedientes de regulación de empleo que dejarán sin empleo a más de 1.000 conductores. La mayor parte de ellos trabajan para Vector, la empresa con más licencias en Catalunya. Centenares de conductores de estas flotas se concentraron ayer en la plaza Sant Jaume en un último intento de salvar sus empleos. Entregaron a la Generalitat unas 10.000 firmas de apoyo.





Según José María Goñi, presidente de Unauto en Catalunya, la patronal del sector, “estos trámites pueden durar un mes”. Todo apunta a que estos despidos no serán más que el principio. En estos momentos este sector da trabajo en Catalunya a alrededor de 3.000 personas. “Esperamos que el Govern atienda a razones y se imponga el sentido común”, añadió Goñi.

Y es que las empresas que quedan claramente limitadas con las nuevas reglas del juego amenazan con hacer la vida imposible a los responsables del decreto ley llevándolos a la justicia incluso a título personal. Advierten que planean plantear querellas criminales incluso contra los técnicos de la Generalitat autores de la nueva normativa. Uber y Cabify, por su parte, esperan el momento oportuno para salir de Catalunya dando un gran portazo.


La vida en Madrid sin taxis sigue

Los taxistas madrileños, que cumplen hoy su décima jornada de huelga indefinida, pidieron ayer al Gobierno de Sánchez que ponga “en su sitio” a las comunidades autónomas y, en concreto, a la de Madrid, a la que el sector presentará una nueva propuesta de regulación de los vehículos VTC.

La Comunidad de Madrid ya ha dejado claro que no va a negociar la precontratación, principal demanda de los taxistas. Estos ven como, tras bloquear la ciudad el lunes, sus movilizaciones pierden fuerza, especialmente entre los ciudadanos que se han adaptado a vivir sin taxis con bastante normalidad. Las manifestaciones frente a las sedes del PP, UGT y en la Puerta del Sol provocaron importantes atascos durante breves espacios de tiempo. Hoy tienen previsto anunciar nuevas medidas de presión para no perder el foco informativo.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: