Los sindicatos CC.OO. y UGT han anticipado este martes la llegada del 8-MDía Internacional de la Mujer– con la presentación de sendos informes en los que se denuncia que la brecha salarial entre hombres y mujeres asciende a 5.783 euros y que ellas necesitan trabajar diez años más para igualar la retribución.

De acuerdo con estos estudios, que recogen datos de 2016, últimos disponibles, las mujeres recibieron en ese año una retribución un 22,4% inferior a la de los hombres. Los salarios medios fueron de 25.924 euros anuales y 20.131 euros respectivamente, lo que supone que el sueldo de las féminas debería aumentar un 29% para igualarse, según CC.OO.






Sueldos

Los salarios medios fueron de 25.924 euros anuales para las mujeres y 20.131 euros para los hombres

Para UGT, esto se debe a la segregación ocupacional y sectorial, es decir, a que las mujeres ocupan los sectores de actividad con menor reconocimiento económico y las categorías más bajas. Los puestos de alta dirección están ocupados por hombres” mientras que los de base lo están por mujeres, ha resumido.

En una línea similar, CC.OO. afirma que las mujeres sufren una doble discriminación en el mercado laboral, que implica un salario medio por hora inferior y una mayor presencia en la contratación parcial. Desde el sindicato se afirma que la brecha se refleja en la educación, en las dificultades para acceder al empleo, en la segregación ocupacional en sectores de actividad, en la “inexistente” corresponsabilidad familiar real y en la falta de representación de las mujeres en los órganos de dirección.


Panorama

La brecha se consolida por la temporalidad y los tipos de empleo

De esta manera, la brecha salarial es mayor en los contratos indefinidos (23,8%) que en los temporales (11,9%) y en la jornada a tiempo completo (12,5%) que a tiempo parcial (6,7%).

Aunque la brecha salarial se ha reducido ligeramente con respecto a 2015, cuando era del 22,7%, sigue siendo relevante en términos de “independencia económica” y proyecto vital, ha subrayado la vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas, que ha recordado que estas menores retribuciones impactan también en las pensiones que se cobrarán tras la jubilación.

Por su parte, la secretaria confederal de Mujeres e Igualdad de CC.OO., Elena Blasco, ha criticado que aún existe la “falsa idea” de que el salario de una mujer aún funciona como un complemento de la unidad económica familiar. “La precariedad tiene rostro de mujer”, ha lamentado.





El secretario general de CCOO, Unai Sordo, junto a la secretaria de Mujeres e Igualdad de CCOO, Elena Blasco
(Victor Lerena / EFE)

El documento presentado por UGT constata además que del 16,8% de los trabajadores asalariados por debajo del índice de pobreza, de los que el 64,3% son mujeres. En ese sentido, Antoñanzas ha recordado que el 68% de los trabajadores que cobraban el salario mínimo en 2016 -que entonces era de 655 euros brutos al mes- eran mujeres.

Por sectores, la mayor brecha se da en las actividades administrativas y servicios auxiliares (32,6%) y actividades profesionales, científicas y técnicas (31,4%) y la menor, en transporte y almacenamiento (7,6%) y educación (8,6%).


Medidas

Antoñanzas llama a “tomar cartas en el asunto”

Por comunidades autónomas, la mayor brecha se da en Asturias (29,4%), Navarra (28%) y Cantabria (27,7%) y la menor, en Canarias (13,9%), Baleares (15,4%) y Extremadura (19,5%). También la edad es un condicionante de la brecha salarial, con mayor incidencia en las franjas elevadas (50,4% a los 65 años o más) que entre los más jóvenes (12,5% de 25 a 29 años).





Antoñanzas ha apelado a “tomar cartas en el asunto” y modificar la ley para avanzar en la normativa de igualdad retributiva, hacer que los planes de igualdad sean obligatorios en más empresas -ahora lo son para las de más de 250 trabajadores- y lograr mayor transparencia salarial, así como reforzar la inspección de trabajo e imponer sanciones.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: