Un grupo minoritario de padres del colegio público Blas de Lezo, en el barrio de Las Tablas, ha creado la Plataforma Proyecto Educativo Blas de Lezo: “Aglutina a los padres que no estamos contentos con lo que ocurre en el centro”, explican. Según estos, las manifestaciones pacíficas del pasado junio —que reivindicaban a su antiguo director, Javier Montellano, y su novedoso modelo pedagógico— se han transformado en “acoso” hacia el nuevo equipo directivo. En concreto, “contra la nueva directora del centro, para obligarla a dimitir”, aseguran.

“Tenemos una relación de cordialidad con Ana [Van Oosterzee, la nueva directora] y con el resto de su equipo”, explica José Ramón Otín, presidente del Ampa, que representa “al 90% de las 400 familias del centro”. Otín considera que las clases han comenzado “con normalidad” y resta importancia a lo que los miembros de la nueva plataforma describen como “un ambiente de acoso e insultos”. Los críticos consideran que el Ampa no condena “con suficiente contundencia” las críticas a la nueva directora. Algo, que según el Ampa, no está dentro de sus funciones. También argumentan, sin aportar pruebas, que ese clima ha influido en la dimisión de tres bedeles en los últimos meses. “Los bedeles han alegado motivos personales”, matiza Otín.

Hasta junio de 2019, el Blas de Lezo estaba dirigido por Javier Montellano. El director instauró un método educativo basado en proyectos, sin libros de texto y sin cuadernos. Ese modelo, muy defendido por madres y padres, suspendió a finales de junio el proceso de evaluación al que le sometió la comisión educativa, compuesta por representantes de la Administración y del propio centro. Por decisión de la Consejería de Educación de la Comunidad, Montellano fue sustituido por Ana Van Oosterzee, que tomó posesión justo antes del verano. En ese momento comenzaron los choques con los padres.

A finales de agosto, y tras el cambio de Gobierno regional, miembros de la consejería —dirigida ahora por el popular Enrique Ossorio— se reunieron con los padres para garantizar la continuidad del proyecto de Montellano. A pesar de esa promesa, el Ampa considera que “ya ha habido cambios sustanciales” con respecto al proyecto de Montellano. Algo que puede haber soliviantado a algunos progenitores.

“Hoy [por ayer] ha amanecido el colegio con carteles y pintadas. Hay padres que tienen miedo de opinar en grupos de WhatsApp o carteles en el barrio en contra de la nueva dirección…”, enumeran desde la nueva plataforma. Desde la consejería consideran que “se han creado dos bloques”. “[Algunos padres y madres] No son capaces de darle una oportunidad [a la nueva directora]”, añaden. A pesar de ello, Educación confirma que los incidentes son “minoritarios”. Y agregan: “El colegio funciona con normalidad”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: