Después de un arranque de junio con temperaturas más propias de julio, este miércoles se está produciendo un bajón térmico generalizado, que se notará especialmente en el centro y la mitad oriental peninsular. La caída, según precisa Rubén del Campo, uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), será «extraordinaria», es decir, de 10 grados o más con respecto al día anterior, en Navarra, País Vasco, La Rioja y norte de Aragón . «El caso más extremo será del de Pamplona, donde se pasará de casi 32 grados a 15/16 en un día», subraya Del Campo. La caída será muy potente también en Zaragoza, con 13 grados menos.

Las temperaturas caen entre seis y 16 grados y solo suben, de dos a tees grados, en el litoral mediterráneo porque se atenúan las brisas que habían refrescado el ambiente a principios de semana, añade el portavoz.

Este miércoles se esperan máximas de entre 32 y 33 grados en Murcia y Alicante, mientras que en las comunidades cantábricas y norte de Castilla y León se quedarán entre en entre 15 y 18, en Madrid en 26 y entre 28 y 30 en el valle del Guadalquivir. En gran parte del país, se cambian las anomalías positivas del fin de semana pasado y los primeros días de esta semana por negativas: en País Vasco, Navarra, La Rioja, oeste de Castilla y León y Galicia estarán entre 5 y 10 grados por debajo de los valores habituales. En cambio, en las comunidades mediterráneas los termómetros marcarán entre 5 y 10 más de lo normal para esta época del año.

Según explica el meteorólogo, la causa de esta caída «brusca y notable» de las temperaturas es la llegada ayer martes de un frente seguido de una masa de aire más frío procedente del noroeste del Atlántico. Al margen de las temperaturas, seguirá lloviendo en las comunidades cantábricas y en los Pirineos y es posible que se formen tormentas aisladas en puntos de la mitad norte. 

Almería, Granada, Albacete, Girona y Valencia están hoy bajo aviso amarillo, el más bajo de los tres niveles existentes, por vientos de hasta 80 kilómetros por hora y/o mala mar.

Para lo que resta de semana, se espera una noria en los termómetros. «De jueves a sábado se van a producir vaivenes en las temperaturas: el jueves suben, el viernes bajan y el sábado vuelven a subir», avanza Del Campo, que añade que estarán «en general por debajo de los valores normales en la mitad occidental y en el Cantábrico y por encima, en las comunidades mediterráneas».

Las mínimas también bajarán, de modo que hará incluso fresco por la noche en la segunda mitad de la semana. «El jueves, las mínimas estarán entre cinco y 10 grados por debajo de los normal en la mitad occidental», concluye el meteorólogo.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: