Una investigación que empezó en enero ha dado generosos frutos a la Policía Nacional y la Agencia Tributaria. Los agentes se han incautado, en tres operaciones distintas, más de 5.000 kilos de cocaína que entraban por el puerto de Barcelona. La cifra es una de las más altas intervenida en el puerto en los últimos años. Además, en esta ocasión no se trata únicamente de encontrar la droga: los agentes han detenido a dos informáticos y otras cuatro personas más relacionadas con el puerto que permitían presuntamente que la droga entrase sin ser detectada.

La operación empezó en enero, cuando contactos policiales de Colombia y de Italia avisaron a la Policía Nacional de la llegada de un cargamento al puerto de Barcelona de cocaína escondida entre material legal: el conocido como el método del gancho perdido. En dos contenedores distintos, los agentes encontraron primero 643 kilos de cocaína, y en un segundo, 2.443 de la misma droga.

La mercancía había partido de los puertos de Livorno, lugar que ha sido utilizado para bautizar la operación, y de Génova. En ese momento, la policía ya detuvo a una persona que intentó recuperar la droga una vez ya estaba en el puerto de Barcelona. Días después, la Policía informó a través de una nota de prensa de la aprehensión, que se llevó a cabo en colaboración con la policía italiana, la Guardia de Finanza de Italia.

Posteriormente, ya en febrero, los agentes encontraron un tercer contenedor cargado con más de 2.000 kilos de cocaína. La Policía mantuvo entonces total discreción sobre la incautación, de la que informó este diario, y únicamente confirmó que existía una operación en marcha. Tras tres meses más de investigaciones, los agentes detuvieron a dos informáticos que trabajaban en el puerto de Barcelona, en concreto en la terminal Best, donde fue hallada la droga.

«Colocaban los contenedores en lugares de fácil acceso para su retirada del recinto portuario», asegura la policía a través de una nota de prensa hecha pública hoy, recopilando las tres intervenciones que ha permitido una de las mayores operaciones de los últimos años contra el tráfico de cocaína en el puerto de Barcelona. Esos lugares eran estratégicamente elegidos, en zonas con «menores medidas de seguridad» a las que accedían «miembros del grupo investigado». Todos los detenidos están «ligados con el transporte en el recinto del puerto de Barcelona y con accesos» a la terminal Best.

Los investigadores llevaron a cabo en los últimos días siete registros en pisos de los supuestos miembros de la organización. En total, se han incautado de 27.370 euros, seis vehículos, uno de ellos una cabeza tractora, teléfonos móviles encriptados y material informático. En 2017, últimos datos disponibles, se incautaron casi 50 toneladas de cocaína en España.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: