Una fuerte explosión ha causado este viernes a primera hora de la mañana al menos 20 heridos leves en Linköping, una localidad situada 200 kilómetros al sur de Estocolmo (Suecia), y numerosos daños materiales. “Aún se está investigando qué ha pasado”, ha dicho un oficial de la Policía citado por Reuters.

“No hay información todavía. La Policía no descarta que la explosión sea producto de actividad criminal, pero tampoco descarta que haya sido un accidente”, dice por correo electrónico un periodista de la radio sueca. El hospital de Linköping (de poco más de 100.000 habitantes), al que han sido trasladados los heridos —todos ellos leves— elevó en un primer momento el nivel de emergencia al de “catástrofe”, relata este reportero. Horas después lo han bajado al de «refuerzo», el segundo más alto. “Sospechamos que esto ha pasado por un delito, pero tampoco podemos descartar que haya sido un accidente”, dijo Asa Willsund, portavoz de la Policía, a la radio sueca. Las autoridades, que han habilitado un teléfono de emergencia (+46-010-456-50-60), han anunciado que darán más detalles a la una de la tarde.

Las imágenes que circulan del lugar de los hechos por varios medios locales y las redes sociales, en el barrio de Hamngatan, muestran la destrucción de todas las ventanas y balcones de un edificio de unos cinco pisos, además de las de los otros adyacentes. La radio sueca asegura que en las inmediaciones del edificio donde se ha producido la explosión hay una guardería, pero de momento no se ha informado de ningún menor herido. La Policía, que ha desplegado una unidad experta en explosivos, ha acordonado todo el vecindario, aunque no ha procedido a su evacuación. “Estaba en la ducha y noté que toda la casa temblaba. Retumbó como un trueno”, dice Pontus Johanson, un testigo de lo sucedido, al periódico Aftonbladet.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: