Cultura

Una escritora en la “escombrera de la maternidad” | Cultura

consultor seo


Fue a la raíz de la maldad cuando escribió, en 2016, Cosas que brillan cuando están rotas (Círculo de Tiza), sobre los atentados del 11-M. La periodista y narradora Nuria Labari (Santander, 1979) escribe ahora “a vida o muerte” La mejor madre del mundo (Literatura Random House), sobre la raíz de la vida, la maternidad, una realidad social que es “una escombrera” de la que ella extrae desgarro y poesía en una carta de batalla que contradice ese título que suena a propaganda farmacéutica.

Es una novela, pero ella, madre de dos hijos, está presente; es imposible no pensar que es también una autobiografía.

“Es uno de esos libros transgénero porque tiene de todo. Nace de mi experiencia como madre, pero al abordar el tema me encuentro con una realidad social que es una escombrera. Hay mucha carga sobre lo que es y debe ser la maternidad. En esa escombrera de la maternidad está todo el deber ser que llevamos encima las mujeres. Llevamos milenios cargando esa obligación de ser madres, que pesa sobre nosotras y no pesa sobre el cuerpo de los hombres. En la escombrera aparece hasta Darwin diciendo cuál es la mujer adecuada… Somos la primera generación de mujeres bicéfalas. Con una cabeza hemos sido educadas para ser madres y con la otra para ser hombres. Es una igualdad muy mal entendida: cuando ya lo has conseguido, ya eres un tío como Dios manda, tienes un trabajo, ganas igual que un tío…”.

Y ella ¿es un tío como Dios manda? “De alguna manera, sí. Yo hice todo lo que había que hacer para ser como los chicos. Jugué a baloncesto, hice atletismo… Entre 1890 y 1910 se licenciaron en España 36 mujeres en la Universidad, hoy son el 60%, sus currículos son iguales o mejores que los de los chicos, estamos en el mercado laboral, hemos conseguido ser iguales… Pues si somos iguales, al ser madres vamos a necesitar que los hombres sean iguales que nosotras… Y eso no sucede”.

La mejor madre del mundo es una mezcla de géneros, donde también cabe la crónica o el reportaje, y que parece escrito al amanecer con “una alegría creadora” que, dice, no tuvo antes. “Pensaba en la suerte de las madres autoras de hace 100 años porque no tenían que ir a la Redacción; en mi caso me tocaba ser madre trabajadora y creadora. Cuando llegas a este punto vas con todo, como una heroína, con una alegría y un conocimiento del lujo que es en sí misma la escritura”.

Ante la postura de la dirección del PP que sugiere limitar el aborto para que las mujeres tengan más niños, Labari explica: “Al no haber pensado en absoluto sobre la maternidad puede salir un mamarracho y decir algo así. Pero no es una patada a las mujeres: es una patada al pensamiento. También están hablando de la gestación subrogada como si fueran cromos”.

—¿Es este el libro de una madre feliz?

—En la escombrera de la maternidad también el riesgo del empalago no está, no hay empalago, y muchos podrían ver en el título la tentación del éxtasis de la madre feliz… La autora, Nuria Labari madre, creo que intenta ser todo lo feliz o infeliz que se puede ser al tiempo. Y sí, es una madre tan feliz que no está dispuesta a renunciar a un minuto de infelicidad o de tristeza. Tenemos que abrir las compuertas a la tristeza en la felicidad.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment