Cuarenta amigos y compañeros del cine español se reunieron anoche en la madrileña librería 8 1/2 para despedir a Diego Galán, crítico de cine de EL PAÍS y exdirector del festival de San Sebastián fallecido el domingo 14 a los 72 años, y que el año pasado recibió la Medalla de Oro de la Academia de Cine por su “admirable trayectoria y su apoyo constante al cine español”.

Como dijo con cariño en un brindis a mitad del acto el director Imanol Uribe -ganador de dos Conchas de Oro en el Zinemaldia-: «Por Diego, y recordémosle con una copa de vino, como él hubiera querido». En el espíritu del acto, homenajear a Galán como gran conservador. Entre los asistentes, el productor Andrés Santana, directores como Daniel Cebrián, Sigfrid Monleón o Antonio Hens, el historiador cinematográfico Luis E. Parés, la montadora Teresa Font, el director de comunicación de TCM y documentalista Juan Zavala, el diseñador de vestuario y escenógrafo Pedro Moreno, el director de fotografía José Luis Alcaine, la maquilladora Mariló Osuna, amigos y gente de cine y de la cultura como Fernando Lara, Manuel Hidalgo, Molly Izaga, Piluca Baquero, Helena Manrique o Concha Barral, y compañeros periodistas como Georgina Cisquella y de EL PAÍS como Álex Grijelmo, Ángeles García, Marisa Flores o Javier García.

Todos reunidos por María Sylveiro, dueña de la librería 8 1/2, especializada en cine, y unidos por el cariño a un sabio que lo ha sido todo en el cine español. Director de documentales como Pablo G. del Amo, un montador de ilusiones, Con la pata quebrada, Manda huevos o ¿Quién fue Pilar Miró? y de las series Memorias del cine español y Queridos cómicos, Galán estuvo al frente del Zinemaldia en dos ocasiones (1986-1989 y 1995-2000) y siguió vinculado a él como consejero durante muchos años. A él no le gustaban los halagos, pero sí se hubiera tomado una copa de vino entre amigos.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: