Existen pocas secuencias del cine que hayan tenido tanta repercusión como la que interpretó Bruno Ganz en el Hundimiento. Apenas unos minutos donde el actor zuriqués encarnaba la desesperación del líder nazi ante el avance de las fuerzas aliadas y que tras su paso por la gran pantalla, se hicieron eternos en Youtube.

Este sábado la mítica escena vuelve a resurgir en nuestra memoria -y pantallas- tras conocerse la noticia sobre el fallecimiento de Ganz. El emblemático actor ha muerto este sábado a sus 77 años en su Zúrich natal, dejando una estela de trabajos en la gran pantalla que han elevado el cine europeo.









A lo largo de sus 40 años de carrera, Ganz ha participado en cerca de 50 títulos, entre europeos e internacionales. Sin embargo, su interpretación del líder nazi le valió la fama mundial y el reconocimiento por parte de la crítica europea con varios galardones.

La famosa escena del Búnker, en la que Hitler propina una brutal bronca a sus comandantes, fruto de la desesperación de un tirano que ve cómo se desmorona su imperio y toma consciencia de su derrota, consagró a Ganz con varios premios pero también le condenó a cadena perpetua en las páginas de memes. La escena cautivó de tal manera al público que, como solo en la era de internet puede pasar, se convirtió en carne de meme a nivel mundial.





Internautas de todas partes del mundo utilizan estos minutos del cortometraje y lo subtitulan con parodias de cualquier temática. Bajo el título de Hitler se entera de, los usuarios se mofan de discusiones actuales sobre fútbol, política, convierten a Ganz en un alumno que ha suspendido matemáticas o incluso hacen que el objeto de su enfado sean sus propias parodias.





Aunque no se sabe con certeza quien fue la primera persona en parodiar esta escena, varios portales de noticias y páginas dedicadas al rastreo de memes aseguran que el primero en convertir a Hitler en un chiste fue un informático segoviano llamado Juan Siso. En una entrevista para International Business Times, este internauta aseguró que fue la primera parodia que realizó. La idea, según cuenta en la cabecera digital, surgió de su propia decepción con la salida de un simulador de vuelo: “Estábamos muy pendientes del nuevo Flight Simulator. Llevábamos muchísimos años esperando y fue una decepción brutal”.





La locura por “reinterpretar” esta escena llegó a tal punto que los productores de la película, Constantin Films, demandaron a Youtube para exigir que se retirarán dichos vídeos y lanzó una campaña para ratificar sus derechos de autor sobre la escena. Este intento de acabar con las parodias de la cinta se inició en 2010 y, a día de hoy, no se ha tomado ninguna medida explícita.





Pero detrás de la burla existe siempre un componente de admiración. Y es que si la escena de Ganz es tan parodiada no es más que por la excelente interpretación de Ganz, la viva y cruda imagen sobre el sentido de la desesperación.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: