El Valencia salió derrotado con claridad en el Emirates Stadium y ahora deberá remontar en Mestalla si quiere estar en la final de la Europa Liga. Marcelino cambió el sistema habitual y no le salió bien. No por acumular centrales se defiende mejor. El Valencia jugó con cuatro por tres del Arsenal y ninguno de los dos equipos defendió nada bien, en especial en el primer tiempo. El Arsenal-Valencia fue un carrusel de ocasiones. El equipo levantino tuvo en su mano lograr un resultado bastante mejor, pero se complicó la vida ante los de Unai Emery, que vivieron de su pareja de atacantes: Aubameyang y Lacazette. Un gol de Aubameyang en el añadido pone la semifinal muy a su favor.





El Valencia marcó muy pronto, a los once minutos, en un cabezazo de Diakhaby. No pudo mantener la ventaja porque un doblete de Lacazatte, a los 18 y a los 26 minutos, puso en rápida ventaja a los gunners. Lacazette fue una pesadilla para el Valencia toda la noche. A la contra, el Arsenal hizo mucho daño. Aubameyang rompía una y otra vez la zaga visitante por la banda y Lacazette fue el estilete.


Sin fortuna

Gameiro tuvo el empate en sus botas

En la segunda parte el fútbol fue algo más controlado. El Arsenal mejoró atrás y se quedó con el balón. El Valencia dio un paso atrás y apenas tuvo presencia arriba. A falta de un cuarto de hora Marcelino buscó cambiar el sino del partido dando salida a Gameiro por un Guedes que había pasado desapercibido. Gameiro ganó tres Europa Liga con el Sevilla de Emery y la pasada con el Atlético. Gameiro tuvo la ocasión del empate en una buena acción personal, pero su remate le salió alto. Aubameyang ,en el añadido, puso el 3-1 en otro fallo de la defensa visitante, un resultado que complica mucho al Valencia, que deberá remontar en Mestalla el jueves.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: