El sorteo de la Champions ha emparejado al FC Barcelona con un histórico del fútbol europeo, el Manchester United, en lo que ha sido un buen sorteo para los blaugrana. Un United que, de la mano de Solskjaer, parece ser un equipo nuevo.


Puntos Fuertes


1.- Sin dogma en el sistema de juego

No es un equipo con un sistema definido. Desde la llegada de Solskjaer no se ha regido por una estructura específica. El técnico ha actuado exactamente como definen los manuales del mundo del futbol en estos casos: liberar de conceptos tácticos a sus jugadores. El United se ha estructurado en dos sistemas básicos (4-4-2- y 4-3-3) y hasta empleando un 3-5-2 ocasional. Por ejemplo, los red devils seleccionaron un 4-4-2 para ganar el Chelsea y optaron por el 4-3-3 para enfrentarse al Liverpool tan sólo una semana después. Y en el duelo de Champions ante el PSG en el Parque de los Príncipes emplearon los dos sistemas en el mismo partido.





Sistema de 4-3-3 contra el PSG
(Àlex Delmàs)


2.- Contrarrestar y contraatacar

Si bien es cierto que, con el relevo en el banco, el United ha tomado más alegría ofensiva es una ganancia mínima. Especialmente en los partidos grandes.Continua priorizando la protección defensiva ante la propuesta ofensiva cuando el oponente es de igual o mayor rango. Ante el Barça se verá un equipo reaccionador con la finalidad de replegar, recuperar y lanzar contras. Ante el Liverpool como local sólo tuvo un 35% de posesión y en el doble duelo ante PSG sus registros fueron del 44% y 27%, respectivamente. Un conjunto que quiere empujar a los rivales potentes a jugar por dentro y una vez ahí, busca de manera clara cerrar las líneas de pase.

Bloque medio en la contención para salir con espacios
Bloque medio en la contención para salir con espacios
(Àlex Delmàs)

Y lo hace en bloque medio-bajo para obtener espacio para las salidas de sus puntas veloces y potentes. Tiene elementos para ser dañino en las transiciones (Rashford, Lukaku, Lingard, Martial….) y así lo busca. Esta es la razón por la que sus localizaciones en campo contrario ante este tipo de rivales es tan baja.





Poca posesión y localización en campo contrario en París
Poca posesión y localización en campo contrario en París
(Àlex Delmàs)


3.- El 2+1 en la llegada al área

No podemos obviar que se trata de una plantilla diseñada por José Mourinho con lo que hay un elemento fijo, el poderío físico por arriba. Es uno de los aspectos que siempre tienen las plantillas del técnico portugués y este Manchester United lo tiene. Smalling es, con 3,7 duelos aéreos ganados por encuentro, el 5.º jugador más potente de los que quedan en competición y, de medio del campo hacia adelante, tienen en Pogba y Romelu Lukaku, dos auténticos portentos aéreos.

Precisamente por esto, otra de las pequeñas pero características maniobras del conjunto inglés son las llegadas al área en formato 2+1. Cargan en el área de manera efectiva ya que cubren los palos con los dos puntas y añaden una entrada en velocidad por detrás (casi siempre Pogba) muy difícil de detener. Razón por la cual se trata de un equipo muy peligroso en minutos finales cuando la ventaja es sólo de un gol.





Pogba llega por detrás de los dos delanteros
Pogba llega por detrás de los dos delanteros
(Àlex Delmàs)


4.- La liberación de Pogba

El cambio de rendimiento de los red devils se personaliza en el cambio de Paul Pogba. El mediocampista francés juega liberado y parece otro jugador. Solskjaer le ha quitado por completo de responsabilidades posicionales situándole otro acompañante cerca. Matic y Fred siempre están por detrás suyo y el francés puede decidir por dónde moverse. Elige cuando recibir en zonas de mediapunta o cuando esperar un poco más para luego aparecer de manera sorpresiva y potente en el balcón del área. Desde la llegada del técnico noruego, sólo ha sido sustituido en uno de los 16 encuentros disputados y ha conseguido 9 goles y 7 asistencias. En este estado de forma, Pogba sí representa un plus para el equipo.


5.- El repertorio de delanteros

Otro de los puntos fuertes de este Manchester United es el repertorio de jugadores ofensivos de los que dispone (Rashford, Lukaku, Martial, Lingard, Alexis….). De entre ellos, el conjunto inglés parece haber encontrado la combinación atacante ideal para los partidos de alto calibre en la pareja Rashford-Lukaku. Son similares pero diferentes y se complementan a la perfección. Ambos son rapidísimos pero, mientras Lukaku es más referencial, Rashford es altamente móvil. Tanto es así, que son muchas las ocasiones donde el joven jugador inglés se beneficia de las peinadas o rechaces del belga. Verdaderamente, Marcus Rashford es un futbolista brutal. De esos jugadores diferentes al resto. Ha dejado de ser una promesa para ser un valor seguro ya a día de hoy. Con tan sólo 21 años, tiene un futuro espectacular por delante.






6.- El elemento Solskjaer

Solskjaer es el entrenador de moda en Europa. La victoria por 1-3 contra el PSG ha sido la guinda a su grandilocuente inicio en el banquillo de Old Trafford: suma 14 victorias, dos empates y dos derrotas en 18 partidos. Un fantástico balance que le ha permitido levantar el ánimo de un equipo dormido. Los red devils han pasado de ser sextos a 11 puntos de la zona Champions a ser quintos, a dos puntos del Arsenal. Este hecho ha creado una inercia positiva que el equipo nota. Los futbolistas tienen la sensación que todo les va de cara y creen en la victoria en cualquier contexto. Las dinámicas son importantes en el mundo del futbol y, no hay duda, que el United está en una ola muy positiva. El elemento Solskjaer es un extra en situaciones de igualdad.


Debilidades


1.- Los minutos post-gol

Aunque tiene ciertos jugadores con bagaje, en general, es un equipo sin mucha experiencia. Y eso se nota en los puntos de inflexión importantes de los partidos. Son especialmente débiles gestionando los tramos de partido inmediatamente posteriores a los goles. La eliminatoria ante el PSG así lo corrobora. Pasaron pero encajaron o sufrieron justo después de cada gol. Ya sea propio o de rival. En el partido de Old Trafford recibieron 2 goles en tan sólo siete minutos y, en el Parque de los Príncipes, el PSG empató pocos minutos después de que el United se adelantara. Ésta es una imagen de las escala de posesión entre los minutos 50 y 60 del Manu-PSG dónde el equipo de Solskjaer encaja dos tantos casi seguidos y no tiene nada de peso en el encuentro.





Secuencia de posesión en el United-PSG
Secuencia de posesión en el United-PSG
(Àlex Delmàs)


2.- Falta de rigor atrás

Se desestructura atrás de manera bastante fácil. Sobre todo cuando se tiene la paciencia para moverlos de banda a banda. Entran los desmarques entre centrales y, aún más, los que van de lateral a central. El Barça, por su manera de jugar, puede crear muchas ocasiones así.

Espacio entre el lateral y el central para aprovechar
Espacio entre el lateral y el central para aprovechar
(Àlex Delmàs)


3.- Sin mecanismos ofensivos

La llegada a medio curso del técnico noruego ha sido un revulsivo claro. Y como es lógico, lo ha sido más en mentalidad que en lo táctico. Sin tiempo para el trabajo futbolístico, Solskjaer parece haber encomendado pocos conceptos y muy sencillos para no atolondrar a sus jugadores. Todo ello se traduce en la escasez de mecanismos. Poca capacidad para la asociación corta y escasa diligencia para responder posicionalmente a lo que pide el juego. El United cargó un 47,5% de su juego por banda izquierda en el primer tiempo del 1-3 de París, ¡y un 56,1% de sus evoluciones por la banda derecha en los segundos 45 minutos! Es evidente que un equipo con tal desequilibrio en la fase ofensiva no tiene elementos para atacar de manera equilibrada.






4.- El espacio a la espalda del pivote

Hay una claro espacio en esta franja. Matic se deja caer en exceso defensivamente y rompe la línea del medio del campo. A su vez, a la línea defensiva (sobre todo todos los centrales a excepción de Bailly a veces) les cuesta mucho salir de zona y se van hacia atrás ante cualquier evolución rival. Lo que produce un espacio grande a las espaldas del pivote. Zona en la que el Barça, con Messi como director, podrá explotar su juego de combinación.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: