Jefferson Bouchard de la Poterie es un erizo muy coqueto y gran lector. Una mañana de otoño, como cualquier otra mañana de otoño en el mundo de los animales que caminan a dos patas, visten, hablan y usan el móvil como los humanos, Jefferson sale de casa para retocarse el tupé. Al llegar a Por los pelos, su peluquería habitual, se encuentra a Edgar, el dueño, en el suelo, con los zapatos mirando al techo. El tejón tiene unas tijeras clavadas en el pecho. Se ha cometido un tejonocidio (según el argot del mundo en el que vive Jefferson) en el que un erizo que solo quería retocarse el tupé -y de paso ver a su amada- acaba involucrado.

Ilustración de Antoine Ronzon para ‘Jefferson’.

Jean-Claude Mourlevat, uno de los escritores franceses de más éxito entre los jóvenes de su país (algunas de sus novelas suman más de dos millones de ejemplares vendidos y son lectura obligatoria en los colegios), se estrena en la novela negra para los más pequeños con Jefferson (Nórdica infantil). “La intriga policial de mi novela es sencilla”, reconoce el autor a través de una entrevista por email. “Aunque técnicamente es una novela negra: tiene un asesinato y una investigación. Pero, curiosamente, no hay policía, o está muy poco presente”.

Como recalca el escritor, la estructura de la novela se fija sobre el molde de un thriller, mientras que la trama se parece más a una historia de aventuras. Recuerda, por momentos, a las sagas de Los Hollister, Los Cinco o Los tres investigadores (la serie en la que participó Alfred Hitchcok). En este caso, el erizo a la fuga tratará de cumplir la misión de encontrar al verdadero culpable al lado de su mejor y fiel amigo, el cerdo Gilbert. “Es una pareja de protagonistas clásica de este género”, dice Mourlevat, “un personaje principal que se une a un amigo, menos inteligente que él pero más gracioso, y dispuesto a dar su vida”. Dos compañeros que podrían ser Sherlock Holmes y Watson, Don Quijote y Sancho Panza o Don Juan y Sganarelle.

En la novela son dos animales. Bueno, dos personajes de ficción, precisa el escritor: “Seamos serios. Jefferson no es un erizo: habla, se viste… No existe en la vida real”. Jefferson, con sus maneras de humano, tendrá que viajar hasta el país donde mujeres y hombres -de los de verdad- conviven con animales domésticos; comen cerdo, vaca y cordero; y se visten con pieles, para demostrar su inocencia. Es en este otro mundo donde el escritor y su personaje recuperan su identidad animal. Por un lado, porque, en palabras de Mourlevat, “los niños y las niñas se sienten atraídos por los animales, porque son vulnerables, como ellos, y porque también están a merced de los humanos adultos”. Por otro, porque desde su condición Jefferson será consciente de las injusticias que padecen sus semejantes en esa otra realidad.

Ilustración de Antoine Ronzon para 'Jefferson'.
Ilustración de Antoine Ronzon para ‘Jefferson’.

“Más allá de la inteligencia de unos y otros, lo que en ocasiones los lectores adultos no aceptan es que afirme que los humanos son animales. Así lo creo. Animales asombrosos y apasionantes, pero animales, al fin y al cabo”, resume el escritor.

Como buen novato en primero de investigación criminal, Jefferson pone a prueba su inteligencia, valentía y perspicacia en el proceso de resolver un crimen. Y además, la aventura en la que se ve envuelto despertará en él el activismo en defensa de los animales. Esta es también una historia de denuncia contra los mataderos. “Es más difícil hacer ver a los adultos el trato que se le da a los animales, sobre todo en la ganadería industrial, pero tengo mis argumentos”, dice el autor que se considera “curtido en el debate”.

Un relato en el que no solo se describe un asesinato, sino que se detalla -sin edulcorar- el trato que reciben los corderos cuando van a ser sacrificados. “Suavicé’ esa escena presentándola como un relato contado por Gilbert, y no vivida de manera directa”, apunta el escritor. “Lo que percibo en los colegios es un sentimiento de indignación respecto a esta realidad tan oculta y tan horrible. Jefferson ha provocado que mucha gente se convierta al vegetarianismo (o que consuma menos carne) tanto entre los más pequeños como entre los adultos. Estoy orgulloso de que sea así”.

‘Jefferson’

Autor: Jean-Claude Mourlevant

Traducción: Delfín G. Marcos

Editorial: Nórdica Libros. 2020

Formato: Cartoné. 250 páginas

Encuéntralo en tu librería




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: