Más de 10 litros de agua potable se vertieron al interior de la Estación Espacial Internacional (EEI) a través de una fuga en un componente de un retrete el pasado viernes, según han informado hoy la agencia rusa Sputnik News y el portal de noticias NASASpaceFlight.com.

La fuga se produjo mientras los astronautas trabajaban en la preparación de un nuevo sistema de transferencia de orina que se instalará a finales de este año, según NASASpaceFlight.com.

La incidencia tuvo lugar en el segmento estadounidense de la EEI, han informado a Sputnik News fuentes de Roscosmos, la agencia espacial rusa. Los astronautas la repararon con asistencia desde la Tierra, pero antes de que lo consiguieran se vertieron más de 10 litros de agua –11 según NASASpaceFlight.com–.






Cuando la fuga se produjo, los astronautas estaban trabajando en un nuevo sistema de transferencia de orina

En ausencia de gravedad, para recoger el líquido vertido tuvieron que emplear múltiples toallas. Actualmente el sistema vuelve a funcionar de forma normal.

La noticia llega cinco meses después de que se produjera una fuga de aire a través de un pequeño agujero que puso en alerta a la EEI. El agujero se encontraba en una de las naves rusas Soyuz acopladas a la estación, las que utilizan los astronautas para ir y volver de la EEI. Las investigaciones preliminares de Roscosmos apuntaron a que el agujero fue obra humana, aunque todavía no se sabe si fue premeditado o no.

El pasado diciembre, la nave en la que se produjo la fuga, la Soyuz MS-09, regresó a la Tierra con tres miembros de la Expedición 57 a la EEI, sin incidencias.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: