Un periódico gratuito local, muy crítico con la gestión de la alcaldesa de Móstoles, ha desaparecido de algunos espacios en los que se reparte en cuestión de pocas horas. Móstoles actualidad lleva en el número de diciembre un artículo en el que revela un supuesto nuevo caso de enchufismo de Noelia Posse, la dirigente que estuvo este año en el punto de mira de su partido, el PSOE, por subirse el sueldo hasta los 82.000 euros, contratar a su hermana como coordinadora de redes sociales y ascender de categoría a su tío.

La publicación recoge unas declaraciones del portavoz de Ciudadanos, José Antonio Luelmo, en las que critica a Posse por la contratación como auxiliar administrativa de la esposa de un exconcejal socialista. «Otro claro caso de nepotismo que deja una mancha en Móstoles», sostiene Luelmo. Unas páginas más adelante, en la misma publicación, se puede leer un artículo sin firma en el que se cuenta que Posse, de acabar su mandato en 2023, habrá superado los 900.000 euros de dinero público en salarios desde que entrara en el año 2001 contratada como albañil en una plaza que salió a concurso público. No consta que Posse haya desempeñado nunca esa tarea.

Una portavoz del Ayuntamiento asegura que no existe ninguna orden de retirar el periódico. «Estamos en el siglo XXI. No nos dedicamos a secuestrar publicaciones. Hay libertad de expresión», añade. Explica que hay espacios municipales destinados a difundir este tipo de periódicos locales y que Móstoles Actualidad, a pesar de no haber solicitado permiso municipal, se distribuye con total normalidad.

«Yo no he llegado a ver ese periódico. He intentado hacerme con él dos veces y me ha sido imposible. No tiene sentido. Tiene tantos números como otras dos publicaciones, Sur Madrid o Móstoles al día, y esas dos las encuentras con facilidad. Es sospechoso. Estoy convencido de que hay orden de alcaldía de que lo retiren», sostiene Gabriel Ortega, concejal de Más Madrid Ganar Móstoles. En la mañana de ayer, por ejemplo, las otras publicaciones sí estaban en su lugar. Móstoles Actualidad, no. «Hay cuatro o cinco medios y todos estaban. Menos este. Los hemos buscado porque es nuevo, tiene cierta frescura, y tenemos que irnos lejos a por él. En el centro se dificulta mucho», se une Luelmo, el concejal de Ciudadanos.

El periódico comenzó a distribuirse el pasado jueves con una tirada de 10.000 ejemplares. Móstoles (200.000 habitantes) no es un lugar pequeño, pero aún así es difícil de explicar que sea difícil encontrar uno de sus números. Generalmente, están en circulación durante dos semanas. El editorial que incluye el periódico es especialmente duro con el trabajo de la alcaldesa: «La pésima gestión de Noelia Posse y su círculo más íntimo con el Ayuntamiento de Móstoles ha dejado una ciudad en situación de ingobernabilidad y un reguero de informaciones con el enchufismo y el abuso de poder como protagonistas».

La publicación la dirigen dos hermanos, Alberto y Miguel Ángel Gasco. En el pasado han tenido otros desencuentros con el Ayuntamiento que gobierna Posse. La empresa que dirigen concursó para llevar la publicidad y las publicaciones municipales, pero fue otra compañía la que más se ajustó al pliego de condiciones. Los Gasco recurrieron en el tribunal de la Contratación publica de la Comunidad de Madrid aunque sin éxito. No les dieron la razón. Meditaron la posibilidad de llevar el caso a la vía administrativa. Finalmente no lo hicieron.

Los hermanos, que consideran que han sido censurados, le han hecho llegar una carta a Alejandro Marín, concejal de Seguridad de Móstoles, donde piden que la policía local vigile que no se retiren los 4.000 nuevos números que pondrán en circulación este jueves. El secuestro de una publicación solo puede llevarse a cabo mediante una resolución judicial. «Nos parece especialmente grave porque no hay precedente en la ciudad de algo así», se quejan los Gasco en la misiva.

Los primeros 100 días de Posse como alcaldesa tras las elecciones del 15 de junio estuvieron envueltos en polémica por los nombramientos de miembros de su familia. Todo estalló el 6 de septiembre por el fichaje de su hermana como coordinadora de redes sociales, que cesó tras seis días, y poco después se conocía el ascenso a su tío. A partir de ahí se puso la lupa sobre todo su equipo. Ocho cargos han sido puestos en cuestión, entre ellos un gerente sin experiencia, una amiga íntima y una expareja. Parte de la polémica se debe a la relación de Posse con esas personas, parte a las dudas sobre la capacitación de estas para ocupar puestos técnicos. Ha habido dimisiones y ceses. Sin embargo, Posse sigue cuestionada.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: