Imagine una aplicación que, con solo apuntar con la cámara del móvil a una prenda de ropa, muestre resultados similares a la venta en Internet o que, al señalar un texto en otro idioma, lo traduzca al instante. Imagine que esa app, además, al fotografiar un monumento, enseñe valoraciones de otros visitantes, horarios y datos históricos. Y que la misma herramienta sirva para informar sobre cualquier plato de comida, la raza de un perro o la especie de una planta determinada. Esa aplicación existe y se llama Google Lens. EL PAÍS ha comprobado cómo funciona en parques, restaurantes, supermercados, tiendas de ropa y monumentos históricos.

El objetivo de esta herramienta basada en el machine learning es que cualquier usuario pueda encontrar información adicional sobre lo que ve en el mundo real. Los usuarios de Android pueden descargarse la aplicación Google Lens en Play Store o utilizarla a través del asistente de Google o Google Photos. Los usuarios de iPhone solo pueden acceder a la herramienta a través de la última opción.

Por el momento, la aplicación es capaz de detectar a una velocidad asombrosa cualquier texto en una fotografía, reconocer la marca de cualquier coche y distinguir objetos de todo tipo: desde un tajín de Túnez a una mesa de ping pong cerrada. Pero todavía falla en algunas ocasiones. ¿Hasta qué punto es útil Google Lens y en qué situaciones se puede aprovechar?

Visitar monumentos históricos

Al apuntar con la cámara a un monumento, la aplicación muestra valoraciones de personas que lo han visitado, horarios de apertura o datos históricos. Es lo que ocurre al fotografiar el convento de la Encarnación, en Ávila. Además de identificarlo, Google Lens muestra 200 fotografías similares y permite llamar al mismo, buscarlo en Google o abrir Google Maps para llegar hasta él. Esta última opción es especialmente útil en el caso de que sea una fotografía que hayas recibido y no estés sacando la foto con el móvil in situ.

Google Lens reconoce el convento de la Encarnación, en Ávila.

Pero la herramienta no siempre acierta. Falla al tomar la fotografía del mismo convento desde un lateral y, a veces, no distingue un edificio histórico a la primera. A última hora de la tarde, no reconoce el Ayuntamiento de Ávila hasta el quinto intento. Lo confunde con un restaurante cercano o muestra imágenes similares en la web que solo en algunas ocasiones sí que son del mismo Consistorio.

Comer en un restaurante

Google Lens no para de evolucionar. Próximamente será capaz de destacar los platos más populares de un lugar con solo enfocar con el móvil a la carta de un restaurante, calcular la propina al fotografiar la cuenta de una comida y dividir el precio total entre un número determinado de comensales, según anunció la compañía la semana pasada en su conferencia anual de desarrolladores, Google I/O.

Actualmente, la herramienta es útil en restaurantes desde el primer momento. Al consultar una carta de sushi, muestra imágenes de menús similares, lo que permite al usuario comparar los precios de diferentes establecimientos. Además, detecta el texto de la carta, por lo que puede servir cuando no se conoce algún alimento o si está escrita en otro idioma.

Una vez servida la comida, con solo apuntar a un plato de ensaladilla rusa, Google Lens informa de qué receta se trata, permite consultar más información al respecto y muestra imágenes de platos similares. Incluso al fotografiar unos fagotti de trufa negra con salsa de boletus de un restaurante italiano, encuentra una fotografía del mismo plato cocinado en el mismo restaurante que alguien ha subido a Tripadvisor y permite consultar diferentes opiniones al respecto.

Encontrar prendas de ropa y muebles

Google Lens puede ayudar a un usuario a descubrir dónde comprar muebles o prendas de ropa que le gustan a partir de una foto. La aplicación muestra opciones similares y permite escoger el rango de precio del que se quieren consultar resultados. Por ejemplo, al apuntar a una silla, permite indicar si se buscan opciones similares de 0 a 35 euros, de 35 a 60 o de 60 a 100.

Resultado de la búsqueda de ropa.
Resultado de la búsqueda de ropa.

Lo mismo ocurre con la ropa y con otros productos como maquillaje o juguetes. Al fotografiar una camisa de flores, muestra prendas con estampados similares. A veces incluso muestra la misma blusa a la venta en la web. Por ejemplo, en la prueba que ha realizado este periódico, la herramiento ha reconocido una camisa de hombre y un vestido de Pull&Bear. Aunque a veces los resultados no son los más deseados, ya que ha confundido una falda larga de mujer de cuadros con una falda escocesa o ha mostrado prendas con un diseño similar pero cuyo estampado difiere.

Pasear por el parque

Si alguna vez ha sentido curiosidad por la raza de un perro que ha visto por la calle o le gustaría saber qué plantas hay en un jardín, Google Lens tiene la respuesta. En un paseo por el parque, la herramienta acierta al reconocer a un pastor belga malinois que lleva un collar isabelino —protección de plástico que impide que pueda lamerse el cuerpo e infectarse zonas heridas—. Y señala las similitudes de otro perro con un beagle y un pointer inglés. Sus dueños confirman que se trata de un cruce de razas, aunque no especifican de cuáles se trata.

La aplicación sirve también para reconocer todo tipo de plantas. En un tramo de unos 20 metros, distingue multitud de especies distintas. Por ejemplo, iIndica que un árbol con ramas finas y flores rosas es un ejemplar de Cercis siliquastrum —comúnmente llamado árbol del amor— o de Cercis canadensis y que unas flores blancas son de la especie Viburnum lantana o Spiraea cantoniensis.

Hacer la compra en el supermercado

Al apuntar con la cámara a unos rabanitos, Google Lens indica que son de la especie Raphanus sativus. Del mismo modo, reconoce patatas, calabacines y fresas y muestra pequeñas descripciones de Wikipedia con información sobre estos alimentos. “Cucumis sativus, conocido popularmente como pepino, es una planta anual de la familia de las cucurbitáceas”, indica tras señalar con la cámara del móvil a una bandeja de pepinos.

La aplicación funciona de la misma forma en la pescadería. Trachurus japonicus o Trachurus murphyi son algunas de las especies que detecta Google Lens en un supermercado de un centro comercial. Reconoce sin problema sardinas y diferentes crustáceos aunque también falla en algunas ocasiones. No es capaz de identificar una dorada (Sparus aurata), confunde chorizos con salchichas polacas y se pierde al señalar a pescados cortados o amontonados. “Lo siento, no sé como ayudarte”, afirma al apuntar a unos chipirones.

Google Lens también lee códigos de barras. Al hacerlo, muestra información sobre cada producto y permite buscarlo en Google. Esta opción, que funciona con todo tipo de productos —desde un batido a un acondicionador del pelo—, puede resultar especialmente útil para saber si un alimento es sano, en qué otros lugares se vende y comparar el precio.

Consultar información de libros, música y obras de arte

La hora del baño, Después del baño o Pescadoras valencianas de Joaquín Sorolla son solo algunos de los cuadros que Google Lens reconoce a la primera. Al apuntar a un mural de El Juicio Final, la app muestra reseñas y da la opción de consultar información sobre Miguel Ángel o la Capilla Sixtina. Google Lens también reconoce y muestra el argumento y obras parecidas de libros como El Principito de Antoine de Saint-Exupéry, Negro como el mar de Mary Higgins Clark o Feminismo para principiantes de Nuria Varela.

Uso de Google Lens en una librería
Uso de Google Lens en una librería

De la misma forma, identifica videojuegos como Art Academy, Call of Duty: Black Ops o Super Mario Maker y discos de música. Al fotografiar la portada del álbum La Población, de Víctor Jara, Google Lens muestra información sobre el mismo de Wikipedia y permite buscarlo en Google o escucharlo en Youtube y Spotify.

Ir al cine y repostar gasolina

En el cine, Google Lens distingue figuras de diferentes personajes como Pikachu y, al apuntar al cartel de películas como UglyDolls, Extraordinariamente feos o La llorona, muestra el tráiler y una pequeña explicación al respecto. La aplicación, además, reconoce todo tipo de establecimientos: desde el McDonalds o el Pans & Company a un centro comercial determinado o una pequeña cafetería. E incluso gasolineras. Al apuntar con la cámara a una surtidor de una gasolinera, Google Lens se despista. “Parece… ¿una máquina?”, afirma. Al señalarla desde otra perspectiva, muestra imágenes similares en Google. Cuando detecta el texto “gasolinera” con el logo del Carrefour, reconoce de qué gasolinera se trata y muestra un resumen de reseñas. “Solo le falta gasolina 98” o “gasolinera con descuentos del supermercado” son las primeras opiniones que muestra la aplicación.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: