El viernes 28 de junio arrancó una nueva edición del Orgullo LGTBIQ de Madrid, probablemente una de las más políticas que se recuerdan. El pacto de PP y Ciudadanos con el partido ultraderechista VOX para formar gobierno no ha gustado a las asociaciones organizadoras debido a los comentarios “lgtbifóbicos” que el partido ultraderechista ha pronunciado en repetidas ocasiones.

Por ese motivo, se ha denegado la participación de PP y Ciudadanos en la manifestación de este sábado, que a partir de las 18.30 horas encabezarán los mayores LGTBIQ como homenaje a su lucha histórica por los derechos del colectivo. Este año se celebra también el 50º aniversario de los disturbios de Stonewall, en Nueva York, efemérides que conmemoran las celebraciones del Orgullo en todo el mundo.

Vox ha criticado este lunes que el alcalde de la capital, José Luis Martínez Almeida, permita que la bandera arcoíris del colectivo LGTBi ondee en el Palacio de Cibeles durante la celebración de las fiestas del Orgullo, ya que consideran que pertenece a un «lobby que odia a todo el que no piensa como ellos». Durante la campaña electoral, su candidato, Javier Ortega Smith, mencionó la posibilidad de trasladar el Orgullo LGTBi a la Casa de Campo, aunque aseguró que mantendría la subvención municipal a las fiestas. Esta misma semana, la líder regional del partido de ultraderecha, Rocío Monasterio, tachó el desfile del Orgullo de «caricatura denigrante» y añadió: «Cuando una madre y un padre salen a la calle del portal de su casa no tienen por qué encontrarse con ese espectáculo».




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: