Un mural dibujado en el muro de un espacio vecinal del distrito de Salamanca, conocido como La Gasolinera, ha sido tapado hasta 14 veces por un empleado municipal que recibe órdenes de la Junta de Distrito, en poder del PP. La lucha se ha recrudecido en la última semana y tiene visos de convertirse en un icono de la resistencia de los foros vecinales a las primeras decisiones del actual gobierno municipal. Los gestores de La Gasolinera esperan ahora la convocatoria de una reunión con la junta para estudiar la posibilidad de acuerdo.

Una, dos, tres… así hasta 14. Un total de 14 manos de pintura ha dado un operario municipal en el antiguo mural rojo del espacio vecinal La Gasolinera del distrito de Salamanca. El Ayuntamiento de Madrid, con José Luis Martínez-Almeida (PP) al frente, decidió el pasado 19 de junio cancelar un concierto solidario con los refugiados y disolver esta parcela autogestionada de 150 metros —donde se iba a celebrar— para ampliar la biblioteca de Buenavista, adyacente. Pero la resistencia de los vecinos se mantiene. Este sábado se ha vuelto a tapar el graffiti “¡La Gasolinera vive!”.

El mismo operario, de nombre Alex según los vecinos, lo hizo el pasado lunes. La misma firma. “No sabemos quién lo hace”, comenta uno de los vecinos asiduos al proyecto cultural que nació hace cuatro años al calor de los presupuestos participativos del ejecutivo que dirigía Manuela Carmena. Este sábado, alrededor de 30 vecinos del barrio de La Guindalera, donde se encuentra este espacio, se han reunido en una asamblea para decidir cómo enfrentar la resistencia a Martínez-Almeida y al concejal del distrito, José Fernández Sánchez, del PP. “La Junta Municipal de Distrito nos ha instado a reunirnos para negociar la situación de La Gasolinera; así que vamos a esperar su propuesta, y después veremos”, comenta este vecino, de 59 años.

Fuentes municipales resolvieron disolver La Gasolinera para que “la utilicen todos los vecinos, y no solo unos cuantos”. El espacio, que gira en torno a un huerto, permanece sin programa de actividades, según denuncian los usuarios, quienes añaden que el Ayuntamiento ha censurado el pasado viernes la proyección de la película Rara, dirigida por Pepa San Martin, y reivindicativa de los derechos LGTBi. “Pusieron La La Land”, cuenta este vecino.

Estas prohibiciones se suman a otras decisiones parecidas que se han sucedido en espacios vecinales o en actividades organizadas por foros de ciudadanos, además de unas significativas retiradas de pancartas con mensajes relacionados con los emigrantes o la lucha LGTBi. Si bien es cierto que estas actuaciones de han producido, casi exclusivamente, en juntas de distritos gobernadas por concejales del PP. Los nueve distritos de Ciudadanos se han mantenido al margen de estas situaciones hasta el momento.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: