“Ni un solo euro de los robados a los pobres para poner un solo ladrillo en esa iglesia”. Santiago Agrelo, arzobispo emérito de Tánger, no pculta su indignación por la decisión del presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas, del PP, de quitar las ayudas a los menores inmigrantes no acompañados para dedicarlas a restaurar la iglesia del Carmen, atendiendo a las exigencias de Vox.

“No sé de quién es responsabilidad esa iglesia del Carmen que los políticos ceutíes pretenden restaurar con el dinero robado a los pobres. Tengo la certeza de que, si es del Obispado de Cádiz y Ceuta, no permitirá que un solo euro de los robados a los pobres sirva para poner un solo ladrillo en esa iglesia”, ha escrito el religioso en su página de Facebook.

Argelo se remite a un artículo publicado por la revista católica Vida Nueva, bajo el título “Vox aterriza en Ceuta por Navidad”, en el que explica que el proyecto de presupuestos de la ciudad para 2020 recoge las exigencias de Vox, cuyo portavoz local, Carlos Verdejo, presume de la “eliminación de inversiones innecesarias” y “el fin de los chiringuitos”.

Entre las partidas que han sido eliminadas figura la ayuda a la asociación católica Cardinj (en homenaje al sacerdote belga que fundó la Juventud Obrera Cristiana) que, junto al Secretariado Cristiano de Migraciones, gestiona una red de atención a inmigrantes y el centro ceutí de San Antonio, donde se atiende a menores inmigrantes solos.

Según el portavoz local de Vox, las ayudas públicas que hasta ahora se daban a esta asociación y a otras dos (Enfermos sin Fronteras y Mujeres Progresistas) se destinarán, entre otros fines, a la rehabilitación de la Iglesia de la Virgen del Carmen.

Argelo, franciscano y gallego de 77 años, ha sido durante 12 años obispo de Tánger (Marruecos) y allí, según él mismo ha reconocido, se dio de bruces con el drama de la inmigración, mostrándose muy crítico con la forma en que se ha gestionado por parte de las autoridades españolas y marroquíes. “No es lo mismo leer el Evangelio en una catedral que en una patera”, ha confesado.

No es la primera vez que Vox tropieza con la Iglesia por su rechazo a los inmigrantes. Santiago Abascal no oculta su animadversión hacia el Papa Francisco y Vox se alinea cada vez más con los sectores más ultramontanos de la jerarquía católica. Este sábado el partido ha convocado en Sevilla una misa para rezar por los “niños abortados”.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: