Las sospechas más temidas han acabado por cumplirse. El ultraderechista Stephan E. ha confesado ser el asesino de un político conservador, conocido por su defensa de los refugiados. Así lo ha confirmado este miércoles el ministro de Interior, Horst Seehofer a la salida de una comisión en el Parlamento en Berlín. “El fiscal general nos ha informado de que el supuesto asesino ha confesado”, ha asegurado Seehofer.

El hijo de Walter Lübcke le encontró la noche del 2 de junio con un tiro en la cabeza en la terraza de su casa en Kassel, al oeste de Alemania. El asesinato de este político de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de 65 años ha conmocionado a un país, que asiste  según los expertos, a un resurgir de la violencia de extrema derecha con la que convive desde hace décadas. Varios políticos municipales han recibido nuevas amenazas de muerte en los últimos días en los que la violencia ultra se ha situado en primer plano del debate nacional.

Restos de ADN de Stephan E., de 45 años, fueron hallados en la ropa del político asesinado. En su confesión, el sospechoso asegura haber actuado en solitario, pero el ministro de Interior Seehofer ha advertido el miércoles que la investigación no está ni mucho menos cerrada. «Las investigaciones no han terminado. Tenemos que seguir trabajando para determinar si Stephan E. tuvo cómplices», ha dicho el ministro.

La Fiscalía general seguirá al frente del caso, lo que implica que hay una motivación política en el crimen. En los últimos días, la prensa alemana ha desvelado que el sospechoso ha mantenido relaciones con el entorno neonazi desde hace años.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: