La visita de uno de los líderes de los chalecos amarillos, Christophe Chalençon, a la televisión italiana ha traído cola. Chalençon asegura que Francia está “al borde de una guerra civil” y afirma que hay “paramilitares listos para intervenir” en Francia y “hacer caer al Gobierno”.

Habla de “personas retiradas del ejército y que están en contra del poder” y asegura que urgen soluciones al conflicto: “Hay que encontrar soluciones políticas pronto, porque detrás hay personas dispuestas a intervenir desde cualquier lugar”. “Hoy está todo calmado, pero estamos al borde de la guerra civil”, dice.






Grabado con una cámara oculta tras la participación de Chalençon en el programa político Piazzpulita de la televisión italiana La7, se pueden ver las piernas del líder mientras pronuncia un desafiante discurso.

“Sé que me arriesgo mucho. Puedo recibir una bala en la cabeza en cualquier momento, pero me da igual. Seguiré mis convicciones porque si me meten una bala en la cabeza, Macron acabará bajo la guillotina”.


Amenazas

Si me meten una bala en la cabeza, Macron acabará bajo la guillotina”


Chalençon asegura que el presidente francés “tiene mucho miedo” y reitera que hay gente “lista para intervenir” en este conflicto: “Hemos llegado a un punto de confrontación tal que si me golpean, cae también Macron porque el pueblo irrumpe y acaba con todo, con él, con su mujer y toda la panda”.

Las palabras de Chalençon ya han tenido la primera reacción en el gobierno francés. El ministro de Interior, Christophe Castaner ha publicado en su perfil oficial de Twitter: “Así que uno de los líderes de los chalecos amarillos nos anuncia un golpe de estado… ¿Es una comedia a la italiana o tan solo un nuevo delirio personal?”.






No es la primera vez que este líder de los chalecos amarillos acapara protagonismo. Christophe Chalençon fue quien se reunió la semana pasada con el viceprimer ministro italiano, Luigi Di Maio, líder del Movimiento 5 Estrellas (M5E).

Este encuentro fue duramente criticado por el gobierno francés, que llamó a consultas a su embajador en Italia ante lo que calificó de “provocación inaceptable”.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: