Tecnología

Un ingeniero español gana el premio a Inventor Europeo del año | Tecnología


José Ángel Ávila (izquierda) y un miembro de su equipo con una máqueta de Galileo. EPO / EPV

Cuando Galileo Galilei era todavía un desconocido profesor de la Universidad de Padua, se dedicaba a asesorar sobre construcciones navales en el arsenal de Venecia. Este jueves, este antiguo arsenal ha sido elegido para acoger la celebración anual de los premios al Inventor Europeo, organizados por la Oficina Europea de Patentes (EPO, en sus siglas en inglés). Y casi cinco siglos después, Galileo ha vuelto al mismo escenario, pero lo ha hecho en forma de sistema de navegación por satélite. Ha sido gracias al ingeniero español José Ángel Ávila que ha ganado el premio a Inventor Europeo 2017, en la categoría de Investigación, por diseñar las señales que permitirán a Galileo ser más interoperable y más preciso que el GPS.

“Galileo es una contribución fundamental para el progreso de Europa. Va a permitir que los servicios que necesitan navegación por satélite sean independientes”, ha señalado el ingeniero al recoger el galardón. Las dos señales desarrolladas por el equipo de Ávila están diseñadas para poder determinar la posición con una precisión de solo unos pocos centímetros, actualmente la del GPS es de unos pocos metros. Por esa razón, el español también ha asegurado que Galileo va a suponer un gran avance para los usuarios: “Vamos a poder utilizar el sistema de navegación en sitios donde ahora todavía no llegaba. La navegación es ya una parte diaria de nuestra vida, la utilizamos cada día en nuestros smartphones“.

Galileo demuestra de lo que somos capaces cuando trabajamos juntos en Europa, somos muy fuertes juntos”

Este ingeniero madrileño ha tenido claro desde el primer momento cuál era el mensaje más importante que transmite este proyecto: “En un momento en el que se está poniendo en duda, Galileo demuestra de lo que somos capaces de hacer cuando trabajamos juntos en Europa. Somos muy fuertes juntos, nos hacemos grandes, contribuimos al mundo entero. Esto es un proyecto europeo y estamos muy orgullosos. Tiene que tomarse como ejemplo”. El equipo de Ávila lo forman también un francés, un belga y un alemán. 

Ávila es el segundo español en 11 ediciones de este premio —con seis ganadores en cada una— que sube al escenario a recoger el galardón. El primero fue otro ingeniero, José Luis López, premiado en 2013 por su sistema para mantener la estabilidad en los trenes Talgo. Ávila y su equipo competían en su categoría con la investigadora francesa Sylviane Muller —que ha patentado un nuevo tratamiento para el lupus— y el holandés Hans Clever —que desarrolla mini-órganos para probar los efectos de nuevos medicamentos—.

La independencia de Galileo

En una entrevista con EL PAÍS en abril, cuando cuando conoció su nominación como finalista, Ávila explicaba la relevancia de tener un sistema de navegación propio de Europa: “Igual no somos conscientes, pero nuestras redes bancarias y financieras, nuestras infraestructuras estratégicas de transporte, energía y comunicaciones dependen en un alto grado de la navegación por satélite del sistema de GPS estadounidense. Si el sistema cae o por razones estratégicas Estados Unidos lo desactiva o empeora la calidad, las consecuencias serían catastróficas. Cada vez tenemos que depender menos y lo estamos consiguiendo”.

Ávila es el segundo español en ganar este premio. Ha habido 66 ganadores

De momento, Galileo tiene 18 de sus 30 satélites en órbita y está prestando sus primeros servicios iniciales desde diciembre de 2016. No será hasta 2020 cuando esté completamente operativo. En ese momento, tendrá una precisión y una fiabilidad superior a la del GPS actual. “Esa ha sido nuestra idea desde el principio, no solo igualar al GPS, sino ser todavía mejores”. Ávila comenzó a vincularse con el proyecto Galileo desde la elaboración de su tesis en 2002 —que orientó al problema de la compatibilidad e interoperabilidad con GPS—, y lleva siete años trabajando en la Agencia Espacial Europea en Noordwijk (Países Bajos).

Ganadores por categorías

Industria: el equipo holandés-austriaco liderado por Jan van den Boogaart y Oliver Hayden por desarrollar un algoritmo con el que se puede diagnosticar la malaria. ¿Un consejo para los que se dedican a la ciencia? “Nunca os rindáis”.

Investigación: José Ángel Ávila y su equipo por diseñar las señales del sistema de navegación por satélite Galileo, el GPS europeo.

Pequeña y mediana empresa: el ingeniero alemán Günter Hufschmid por desarrollar un material capaz de absorber derrames de petróleo.

Países no europeos: James G. Fujimoto, Eric A. Swanson y Robert Huber de Estados Unidos y Alemania, por desarrollar la tomografía de coherencia óptiva (OCT).

Premio a toda una carrera: el investigador italiano Rino Rappuoli, creador de una nueva generación de vacunas contra enfermedades como la meningitis o la difteria.

Premio popular: el profesor de biología marroquí Adnane Remmal por estimular la eficacia de los antibióticos con componentes naturales.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment