Los gritos de “¡MVP!” resonaban en el WiZink Center. Y eso que la mayoría de los 12.340 espectadores estaban en silencio, atónitos ante la exhibición que estaban presenciando. El reducido grupo de hinchas del Joventut presente en Madrid se dejaba notar, exaltado, ilusionado, eufórico, ciego de alegría. La culpa no era de ningún otro que de Nico Laprovittola, la mayor irrupción en una Copa del Rey desde hace años. Su 50 de valoración supone un nuevo récord en la competición. Si el argentino es humano sólo lo dirá un análisis de ADN, porque por momentos pareció de nuevo, como Jordan en el Garden, Dios disfrazado de jugador de baloncesto. Palabra de Larry Bird.





El Divina Seguros Joventut alimentó la leyenda de la Copa con una victoria mágica y sorprendente ante un Kirolbet Baskonia superado desde el primer minuto. Un marcador que sólo se puede explicar a través de los botes de Laprovittola. No sólo anotó 36 puntos sino que también repartió 7 asistencias y supo marcar siempre el ritmo de partido más adecuado para su equipo. Cada vez que Carles Durán le daba su merecido descanso, no muy a menudo, la Penya lo acusaba y el Baskonia se acercaba en el marcador.


14 sólo en el tercer cuarto

El base argentino acabó con 36 puntos

Independientemente de la camiseta, todos los aficionados que estuvieron ayer en el WiZink recordarán por los siglos de los siglos a un menudo argentino, un jugador de baloncesto de este o de otro mundo, que completó una actuación para la historia del baloncesto y del deporte. Una maravilla que vino acompañada del inesperado pero emocionante triunfo de su equipo ante uno de los grandes favoritos al título.

Superó el Baskonia un pésimo inicio de partido (13-29, minuto 9) e igualó las fuerzas en el segundo cuarto con un parcial de 18-2 que incluso le situó por delante en el marcador por primera vez (34-33, minuto 17). Poirier, imponente en la pintura. hacía mucho daño a la Penya. Tenía la ayuda de Hilliard, que tuvo momentos de inspiración, pero ni jugando tres contra uno hubieran sido capaces de detener a Laprovittola. El argentino firmó 14 puntos en el tercer cuarto para mantener a los verdinegros con una ventaja en el luminoso que ya no dejarían escapar hasta el final.





El banquillo del Joventut festeja el pase a las semifinales de Copa
(Juan Carlos Hidalgo / EFE)

Aunque acaparó todos los focos, y con razón, no en vano no se recuerda nada igual, sus compañeros aparecieron en momentos puntuales con acciones decisivas. Como los rebotes en ataque de Todorovic o las penetraciones de Dimitrijevic, y, por supuesto, los puntos de Harangody.

El milagro para un club como el Joventut ya era estar presente en la Copa pero teniendo tan cerca la hazaña no faltaron los que temieron un bloqueo final, como el que tuvo el Valencia ante el Barça. Nada más lejos de la realidad. Tras poco más de un minuto de descanso, Laprovittola regresó al parquet con 80-83 (minuto 36) y dirigió con maestría la recta final del partido. Durán premió a su estrella retirándolo segundos antes del bocinazo final, recibiendo así el merecido homenaje del WiZink: “¡MVP!”. Dios ya se podía quitar el disfraz. La Penya vuelve a estar en semifinales de Copa.


Ficha técnica

Baskonia, 89 – Joventut, 98






Kirolbet Baskonia (16+26+26+21): Vildoza (16), Janning (18), Shields (4), Poirier (15) y Voigtmann (6) -cinco inicial- Huertas (8), Diop (-), Jones (10), Hilliard (10) y González (2).

Divina Seguros Joventut (29+16+28+25): Laprovittola (36), López-Aróstegui (7), Ventura (-), Harangody (15) y Todorovic (15) -quinteto titular- Dimitrijevic (6), Morgan (10), Delía (4), Nogués (1), Mathias (4) y Parra (-).

Árbitros: Benjamín Jiménez, Carlos Peruga y Martín Caballero. Eliminaron por faltas a Todorovic y Hilliard

Incidencias: Tercera eliminatoria de cuartos de final de la Copa del Rey de baloncesto disputada en el WiZink Center de Madrid ante 12.340 espectadores.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: