Internacional

Un escándalo de filtración de datos fuerza una remodelación del Gobierno en Suecia | Internacional


El primer ministro sueco, el socialdemócrata Stefan Löfven, ha anunciado este jueves que los ministros de Interior, Anders Ygeman, e Infraestructuras, Anna Johhansson, abandonan el Ejecutivo tras el escándalo generado en el país por una fuga de datos confidenciales de una agencia gubernamental.

Löfven compareció ante los medios de comunicación para anunciar la remodelación del gabinete después de que la opositora Alianza de centroderecha anunciara la presentación de una moción de censura contra esos dos ministros y el titular de Defensa, Peter Hultqvist, según informa la agencia TT. El pasado lunes, el primer ministro había reconocido ya la “gravedad” del caso en el que se había visto envuelta la Agencia Sueca de Transportes al externalizar su gestión informática en 2015.

Según el relato de los medios suecos, el trabajo lo asumió IBM y, a través de esa empresa, empleados de la República Checa sin las necesarias autorizaciones tuvieron acceso a la base de datos de la Agencia, que cuenta con información sobre todos los vehículos presentes en el país escandinavo. Esa base de datos incluye información de vehículos policiales y militares, así como identidades protegidas, registros policiales y rutas de, por ejemplo, blindados que transportan grandes cantidades de dinero.

Löfven descartó esta mañana llevar al país a una “crisis política”, defendió los cambios en su gabinete y mostró su respaldo al titular de Defensa frente a las críticas de la oposición, que exige también su cese. El país celebra elecciones en otoño de 2018.

En el nuevo Gobierno, la cartera de Infraestructuras pasará a manos de Tomas Eneroth y las responsabilidades de Interior las asumirá el ministro de Justicia, Morgan Johansson. Los asuntos de Inmigración, sin embargo, saldrán de Justicia y pasarán a gestionarse desde un nuevo Ministerio que asumirá Heléne Fritzon. El primer ministro anunció también que el ministro de Sanidad, Gabriel Wikström, dejará el cargo por motivos de salud y que sus competencias pasarán a ser asumidas por la ministra de Seguridad Social, Annika Strandhäll.

Löfven hizo públicos los cambios en el Ejecutivo rojiverde después de que los cuatro partidos que forman la Alianza de centroderecha anunciaran ayer miércoles que presentarían una moción de censura contra los ministros al considerar que habían hecho dejación de responsabilidades al permitir la fuga de información confidencial. En el caso de salir adelante en el Parlamento, la cuestión de confianza obligaría a dimitir a los tres ministros, lo que dejaría a la coalición gobernante en una posición frágil que podría conducir a la convocatoria de elecciones anticipadas. Los comicios, según el calendario previsto, tendrían que celebrarse el año próximo.

La Agencia afectada y las autoridades suecas han garantizado que, por el momento, no hay indicios que apunten que a la información haya pasado a terceras manos o se haya utilizado de manera inapropiada.

La supuesta filtración de datos

El escándalo obedece a los contratos que el Gobierno adjudicó en 2015 a IBM Suecia para externalizar los servicios de tecnologías de la información de la Agencia de Transporte. La Policía ha indicado que el proceso se hizo sin respetar los procedimientos internos, lo que podría haber permitido la filtración de datos sensibles.

El primer ministro admitió el pasado lunes que tanto el país como sus ciudadanos han estado expuestos a potenciales filtraciones de información relevante debido a la forma en que se ventiló este importante contrato con la Administración pública.

La Agencia de Transporte ha asegurado que no ha habido filtración ninguna. Pese a ello, Löfven ha ordenado realizar una investigación interna para aclarar lo ocurrido, al tiempo que ha prometido reforzar las leyes para impedir que material sensible salga a la luz.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *