Cada vez que vamos al parque infantil, nos topamos con gente fumando porros allí mismo y gente con perros grandes y sueltos que corren hacia los niños.

Siempre.

Que el mundo está lleno de gente incívica y maleducada ya lo sabíamos. Pero cuando su comportamiento choca con la seguridad o la tranquilidad de nuestros hijos y no hacen caso a las peticiones razonadas o a las ordenanzas municipales, hay que ceder y tragar o sacar el Michael Douglas de Un día de furia que llevamos dentro.

Por 25 pesetas, gente y comportamientos que nos ponen de los nervios a muchos padres… Por ejemplo, perros sueltos y fumadores de porros… Un, dos, tres, responda otra vez…

  • Los que usan el parque infantil como pipicán o para botellón, y por supuesto, lo ensucian bien sin recoger nada
  • La gente que fuma al lado de niños, propios o ajenos, en restaurantes y terrazas, y a ser posible, soltando todo su repertorio de tacos
  • Conductores que en vez de esperarse cuando estás cruzando con los niños en verde aceleran en los semáforos
  • Los niños salvajes en el parque, que pegan, roban juguetes y se sienten los reyes de la selva, mientras sus padres pasan de todo, mirando el móvil
  • Los niños que muerden, pegan, empujan y son los reyes del minibullying, pero que casualmente solo es porque los pobres siempre están cansados o nerviosos o tienen sueño o no saben expresarse
  • Gente con cigarros a la altura de los niños que ni se apartan ni vigilan cuando van por la calle
  • Los padres que se dejan abierta la puerta del parque infantil
  • Los padres que se cuelan con todo el morro cuando los demás llevamos un buen rato haciendo cola para cualquier actividad infantil
  • Desconocidos que hacen fotos o videos de nuestros hijos, sin pedir permiso
  • Padres con hijos enfermos que los llevan a clase y que por supuesto no avisan del posible contagio para no perder días de cole u ocasiones de quedada
  • Padres que nunca saludan, aunque llevemos varios cursos coincidiendo. (Al menos no serán asesinos en serie, porque estos sí que saludan siempre).
  • Los que no se presentan a la visita con la pediatra pero no anulan la hora reservada, para que los demás no puedan aprovecharla
  • Los que regalan chuches con azúcar a los niños, sin siquiera consultar a los padres
  • Los camareros que por mucho que se lo pidas no traen antes la comida de los niños y se esperan a servir todos los platos juntos, para que tengamos protesta infantil mientras esperan
  • Los chiquiparks que permiten un aforo exagerado para que estalle el caos en el parque de bolas
  • Los amigos sin hijos que nunca preguntan por los niños
  • Los que vienen a jugar a casa en plan terremoto y después tienen que irse sin recoger porque casualmente se ha hecho tarde

Y a vosotros, ¿qué o quién os indigna?

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: