La justicia belga ha condenado a un funcionario europeo a cuatro años de prisión por violar a una de sus colaboradoras en 2015 en los locales de la Comisión Europea en Bruselas, indicaron este martes fuentes judiciales.

El director, Margus R., de nacionalidad estonia y nacido en 1967, tiene un mes para recurrir la decisión, dictada en primera instancia el lunes por el tribunal de lo penal. “Habrá recurso”, afirmó a la AFP su abogado Damien Holzapfel.


Recurrirá

El director mantiene que la víctima dio su consentimiento, pero el tribunal no lo ha considerado así

“Él dice que la víctima consintió, pero (…) el tribunal considera que no hubo consentimiento”, explicó a la AFP Luc Hennart, presidente del tribunal de primera instancia francófono de Bruselas.





Los hechos remontan a septiembre de 2015 cuando “el interesado organizó un aperitivo para motivar a los colaboradores a participar en un nuevo proyecto profesional y por el nacimiento de su hija”, explicó Hennart.


Agravante

Margus R. era jefe de la joven 20 años menor que él

La víctima, 20 años más joven que su agresor, trabajaba en el mismo servicio como jurista y bajo su responsabilidad, una circunstancia que el tribunal reconoció como agravante.

La justicia condenó al acusado a abonarle más de 30.000 euros de indemnización por daños y perjuicios morales, así como 5.000 euros a su pareja. El condenado tampoco podrá ejercer sus derechos cívicos durante 5 años.


Condena

Cuatro años de prisión y 30.000 euros de indemnización

En Bélgica, una violación corresponde a “todo acto de penetración sexual de cualquier tipo y por cualquier medio cometido contra una persona que no consiente”. El funcionario incriminado, Margus R., ocupaba una función de director en la Dirección General de Movilidad y Transportes de la Comisión, indicaron fuentes cercanas al caso.

“Cuando se comunicó por primera vez a la Comisión el incidente, se iniciaron los procedimientos internos y se le suspendió”, declaró a la AFP un portavoz del ejecutivo comunitario. “La Comisión toma nota” de la decisión del tribunal, pero “la ley le impide tomar otras medidas hasta que se haya dictado una sentencia definitiva”, precisó.





Bruselas aboga por la “tolerancia cero ante cualquier forma de mala conducta”, insistió el portavoz, asegurando que no dudarán “en tomar todas las medidas oportunas”.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: