Numerosos estudios han demostrado que la lactancia ayuda positivamente en el desarrollo de un bebé, ahora un nuevos estudio realizado por investigadores norteamericanos ha determinado que un carbohidrato, el oligosacárido 2 Fucosil Lactosa (2-FL), encontrado en la leche materna, influye positivamente en el neurodesarrollo. Estudios previos en animales ya lo habían demostrado.

Ahora, se ha podido observar en un estudio realizado en humanos, que acaba de ser publicado en ‘Plos One’, y llevado a cabo por investigadores del Children’s Hospital Los Angeles, en colaboración con la Universidad de California en San Diego, en EEUU.

El estudio, que se ha realizado sobre una muestra de 50 madres y sus bebés, los investigadores analizaron la composición de la leche materna y la frecuencia de alimentación a los 1 y 6 meses de edad. El desarrollo cognitivo se midió a los 24 meses usando la escala Bayley-III, una prueba estandarizada de desarrollo de bebés y niños pequeños. El estudio mostró que la cantidad de 2′FL en la leche materna en el primer mes de alimentación se relacionó con puntajes de desarrollo cognitivo significativamente más altos en bebés a los 2 años de edad. La cantidad de 2′FL en la leche materna a los 6 meses de alimentación no se relacionó con los resultados cognitivos, lo que indica que la exposición temprana puede ser más beneficiosa.

Muchos estudios han informado un efecto positivo de la lactancia materna en el desarrollo cognitivo. “Queríamos identificar específicamente qué estaba causando este efecto”, ha señalado Michael Goran, director del Programa de Diabetes y Obesidad del Instituto de Investigación Saban del Hospital de Niños de Los Ángeles y autor principal del estudio. “A través de nuestra plataforma analítica de alto rendimiento, podemos cuantificar oligosacáridos como 2′FL y muchos otros en cientos de muestras de leche materna en un corto período de tiempo”, ha añadido el colaborador del estudio y coautor Lars Bode, el profesor de pediatría y director del Centro de Excelencia en Investigación Madre-Leche-Infantil de la Universidad de California, San Diego.

Esta tecnología permite asociar las diferencias en la composición de la leche con resultados infantiles específicos como el desarrollo cognitivo, validar los datos existentes de modelos preclínicos o generar hipótesis completamente nuevas. Usando una técnica estadística llamada análisis de mediación, los investigadores pudieron evaluar de forma independiente los efectos de la lactancia materna en general, y los efectos del oligosacárido 2′FL. Estas observaciones permitieron al equipo concluir que el aumento del desarrollo neurológico proporcionado por la lactancia materna se debió principalmente a las madres que producían más 2′FL para el consumo del bebé.

“Sabemos que hay muchos compuestos diferentes en la leche materna y la composición es dinámica: cambia con el tiempo y es muy variable entre las madres. Además de identificar el impacto del oligosacárido 2′FL, también queríamos determinar el momento en que es más crítico para el desarrollo de un niño”, ha explicado Goran. Si bien los investigadores observaron un aumento neurológico explicado por un aumento de 2′FL durante el primer mes de vida de un bebé, este efecto no se observó al observar el contenido de 2′FL de la leche materna en el punto temporal de seis meses. Ser capaz de identificar factores críticos para el desarrollo neurológico temprano ofrece la posibilidad de suplementar la leche materna de las mujeres en aquellas que producen cantidades más bajas de esta importante sustancia.

Para la investigadora asociada postdoctoral en CHLA y la primera autora de el estudio, la doctora Paige Berger, “este desarrollo cognitivo mejorado en los primeros 2 años de vida plantea la cuestión del posible impacto a largo plazo en un niño en la escuela y más allá”. La experta recuerda en el caso de algunas mujeres “la lactancia materna es un desafío”. “Para aquellas que no pueden amamantar o que solo pueden hacerlo a corto plazo, 2′FL podría ofrecerse como un complemento de la nutrición que su bebé está recibiendo para mejorar el apoyo cognitivo desarrollo”, concluye.




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: