El Barça pretende convertir la jornada de reflexión en una noche de celebración. Todas las encuestas coinciden en que el equipo de Ernesto Valverde se proclamará hoy campeón de Liga por octava vez en los últimos once años. Y mientras los demás reflexionan, el Camp Nou quiere entregarse a las celebraciones cuando todavía faltarán tres jornadas para la conclusión del campeonato.

El título supondría, además, un potente impulso anímico para afrontar el miércoles el estelar encuentro de ida de la Liga de
Campeones frente al Liverpool en un Estadi inmerso en la época de las emociones.


Ernesto Valverde

“Uno siempre espera jugarse el título en su casa y ante su público. No queremos dejarlo para más adelante”






Ya quisieran todos los aspirantes a la presidencia de España tener las opciones de alirón de que dispone el Barcelona, pero es que el equipo azulgrana ha cumplido su programa durante la legislatura. Con dos derrotas en todo el campeonato, ha llegado a la 35.ª jornada con 9 puntos de ventaja sobre el Atlético de Madrid. De manera que si el conjunto de Simeone pierde hoy (16.15 h) contra el necesitado Valladolid, los jugadores del Barcelona saltarán al terreno de juego con el título bajo el brazo. Y el técnico del Levante, Paco López, no tiene inconveniente en homenajearlos con el tradicional pasillo.

Si el Atlético no pierde, el Barça tiene que igualar (empate o victoria) el resultado de los rojiblancos. A Valverde le da igual ganar por activa o por pasiva. “Lo que quieres es ganar como sea”, dice. “Voy a aceptar lo que venga, lo que quiero es ganar el campeonato, que ya es bastante complicado. Lo que esperamos es que sea una fiesta de una manera o de otra”.


Ernesto Valverde

“Mucha gente se cambiaría por nosotros, no es el momento de pensar que haya una presión excesiva”

El club no quiere que, a fuerza de costumbre, su 26.º título de Liga pase desapercibido y ha programado grandes festejos en el Camp Nou si no se produce un improbable aplazamiento del alirón. Al final del partido los jugadores se enfundarán una camiseta conmemorativa con el lema: “8 de 11, lo extraordinario es que parezca normal”. Y el presidente de la Federación, Luis Rubiales, bajará al césped para entregarle el trofeo a Messi, el capitán. Los jugadores darán la vuelta de honor, antes de un espectáculo pirotécnico con el estadio a oscuras, y acto seguido dirigirán sus alocuciones a los espectadores. “Jugarte el partido en casa, con tu gente… No queremos fallar, no queremos dejarlo para más adelante”, proclama Valverde. En este sentido, el Barça no se ha alzado con el campeonato en casa desde la temporada 2009-10.





Pero no existe presión, según el entrenador. “Es una motivación absoluta”, afirma, “mucha gente se cambiaría por nosotros. No es el momento de pensar que hay una presión excesiva, es el partido que todos quieren jugar, seguro”. Efectivamente, el Barça está en el punto en el que cualquiera desearía estar. A punto de celebrar la Liga, con la final de Copa en el refrigerador, en las semifinales de la Champions… En el paraíso. El equipo presenta un buen estado físico y anímico, sin estrellas lesionadas, y el técnico ha podido administrar los esfuerzos. Ter Stegen, Piqué y Suárez son los únicos que han completado los últimos dos partidos. Rakitic y Arthur, los que han tenido más descanso.

Valverde, que ha convocado a toda la plantilla, seguirá practicando retoques (¿Piqué y/o Suárez?), sin rotaciones masivas, con el argumento de que el impulso moral del triunfo compensa con creces el esfuerzo invertido. “Es posible que haya algún cambio, pero tenemos cuatro días hasta el Liverpool y lo que supone ganar un título es algo muy poderoso de cara al partido del miércoles, mucho más que el cansancio que podamos acusar. Hay algo en el partido del Levante que va más allá del título”.





En las elecciones de mañana habrá numerosos vencedores, incluso dulces derrotas, en función de las lecturas interesadas de los resultados. En la Liga sólo puede ganar uno, y será el Barça, probablemente hoy mismo. Que reflexionen los demás, el Camp Nou está de fiesta.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: