Un gol de Williams a falta de veinte minutos y otro de Kodro en el tramo final agravaron la depresión del Atlético, que aún no se ha recuperado de la eliminación de Turín y que ayer mordió el polvo en San Mamés tras una actuación flojísima. Bajo de fútbol y de moral el Atlético se expone a que el Barcelona aumente su ventaja en la Liga.

El Atlético necesitaba una reacción tras el mandoble recibido en la Champions y Diego Simeone trató de activar a su equipo colocando de salida por primera vez a Costa, Morata y Griezmann. Aunque en la práctica el sistema no cambió puesto que mandó a la banda derecha al francés. El experimento no funcionó nunca. El equipo madrileño apenas generó ocasiones de gol. El partido, en general, resultó lamentable hasta el descanso. Sin embargo, en la recta final de esta fase el Athletic empujó con su habitual coraje y fabricó una oportunidad clarísima. Tras un saque de banda el balón cayó a los pies de Ibai Gómez, que soltó un zapatazo desde el interior del área. Oblak respondió con una mano increíble. Tan increíble como el hecho de que el Atlético se dejara sorprender en una acción de estas características.





Se le notaba al equipo colchonero que andaba tocado. No daba cuatro pases seguidos, aunque tampoco el Athletic hilvanaba mucho más su fútbol. Más que balompié parecía frontón. Bola arriba va, bola arriba viene.

Necesitaba despertar el Atlético. Que alguien activara el sonajero para levantarle de la lona. El conjunto de Simeone al menos avanzó las líneas en la reanudación. Hasta que Iñigo Córdoba, que acababa de entrar como revulsivo, conectó un centro chut que Iñaki Williams embocó. La jugada se originó en una pérdida del colchonero Giménez.

Quedaba tiempo suficiente para la recuperación pero el Atlético estaba grogui. Simeone intentó sacudir a sus hombres poniendo a Correa. Sin embargo fue Kenan Kodro, recién salido, el que sentenció el encuentro en el 85. Su chut rebotó en Giménez y superó a Oblak. El Atlético continúa en el diván.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: