Ciencia

Un árbol más viejo que las pirámides de Egipto | Ciencia


Pando, la colonia clonal que ha surgido de un único árbol de la especie Populus tremuloides en Fish Lake, Utah, EE UU. J Zapell/USDA

En 1964, un geólogo llamado Donald Currey descubrió el árbol más viejo de la Tierra después de matarlo. Currey se encontraba en el Pico Wheeler (Nevada) para desarrollar una línea de tiempo glacial de la zona y, para ello, se dedicó a contar los anillos de Pinus longaeva, el pino longevo. En su estudio utilizó una especie de perforador para sacar muestras de los troncos, pero en uno de ellos – etiquetado como WPN-114, apodado como Prometeo – se le quedó atascado. Currey avisó al Servicio Forestal, que taló el árbol titánico para recuperar el aparato. Cuando el científico empezó a contar los anillos se dio cuenta del error que había cometido. En un artículo para la revista Ecology escribió: “Se puede concluir tentativamente que WPN-114 comenzó a crecer hace unos 4.900 años”. Currey, sin saberlo, había matado un árbol de 4.844 años. El árbol más viejo datado hasta ese momento.

La muerte de Prometeo enojó a prensa y público, pero por otro lado alentó la creación del Parque Nacional de la Gran Cuenca que protege los pinos longevos; no se puede talar ni recolectar su madera. Los Pinus longaeva también crecen en Utah y California donde habita el ejemplar con más años. En las Montañas Blancas sigue vivo – quintuplicando su tocayo bíblico – Matusalén, de 4.850 años de edad. Pero aún hay otro más viejo que Matusalén. El top del ranking es presidido por un árbol sin nombre de 5.067 años. Estos árboles ya existían antes que los egipcios construyeran las primeras pirámides, por eso su ubicación es un secreto. El Servicio Forestal de Estados Unidos se niega a revelar sus coordenadas exactas para evitar vandalismos (de hecho, no hay ni imágenes). Ciertamente, sería una aberración encontrar los nombres de una pareja pasajera tatuados en la corteza de estos árboles milenarios.

Los pinos longevos residen en altas altitudes por encima de los 3.000 metros, en tierras áridas y rocosas azotadas por gélidos vientos. A lo largo de los años, estas condiciones adversas los han convertido en una especie curtida, fuerte y, sobre todo, duradera. Paradójicamente, la naturaleza – como si fuera un escultor macabro – les ha otorgado un aspecto moribundo. El tronco retorcido está cubierto por una capa gruesa de resina que lo protege de la putrefacción, de parásitos y hongos. Por el contrario, el chispazo de un relámpago puede prender la corteza resinosa.

Afortunadamente, el fuego no suele acabar con estos pinos y aún menos con el bosque: su capacidad de recuperación es notable y el fuego no suele propagarse debido a que hay una distancia considerable entre ellos. En cierto modo, los pinos longevos alcanzan edades superiores gracias a que evitan o resisten los peligros externos. Asimismo donde viven no tienen que competir contra otras especies vegetales y, a pesar de la pobreza del suelo, los nutrientes son suficientes para ir creciendo lentamente. Viven piano piano sin peligros ni competiciones milenio tras milenio.

Pinus longaeva es el árbol individual más viejo, pero hay otros especies que pueden clonarse y llegar a edades inverosímiles. En el Parque Nacional Fishlake en Utah vive un álamo que asimismo es un bosque. Se trata de Pando; un colonia clonal que ha surgido de un único árbol de la especie Populus tremuloides. Pando en latín significa “me expando”, ya que puede replicarse a través del sistema radicular dando lugar a nuevos tallos (algunos científicos especulan que no se ha reproducido sexualmente en más de 10000 años). Su extensión abarca un territorio tan grande como la Ciudad del Vaticano y en este crecen unos 50.000 troncos genéticamente iguales. Ninguno de estos clones vive más de 200 años, pero en total se le estima una edad aproximada de 80.000 años. Desgraciadamente, Pando está muriendo. Muchos de los árboles viejos empiezan a fallecer y los ciervos y el ganado se están comiendo los nuevos brotes. En algunas áreas se han instalado vallas perimetrales para proteger a los álamos jóvenes, pero los peligros no sólo son locales. Otra causa de su muerte podría ser la combinación del cambio climático, la sequía y los insectos. En última instancia, salvar al árbol más viejo del planeta depende de todos nosotros.

Òscar Cusó (@oscarcuso) es biólogo, director y guionista de documentales de naturaleza, ciencia e historia. Ha trabajado en diferentes series y largometrajes para cadenas como la BBC, National Geographic o TVE.

Historias Naturales es una sección dedicada a las curiosidades científicas de los seres vivos. Una serie de reportajes donde se narran las historias que rodean a la flora y la fauna, desde sus leyendas y lunáticas concepciones hasta los descubrimientos más recientes. Un viaje del mito a la ciencia para descubrir las maravillas del mundo salvaje. El título de la sección juega con el plural para convertir la Historia Natural – concepción clásica de Biología – en cuentos, en relatos, en narraciones… en Historias Naturales.

 




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment