Este domingo, en el intermedio de la Super Bowl, el final de la Liga de fútbol americano, todos los ojos estarán pendientes de la actuación de Jennifer Lopez y Shakira. Pero su dominio del escenario deberá compartir protagonismo con los esperadísimos anuncios. Es el espacio publicitario más cotizado: este partido suele ser la emisión más vista en todo el mundo de cada año y, esta ocasión, las marcas han pagado más que nunca por su hueco: 5,6 millones de dólares (5 millones de euros) por 30 segundos cuya audiencia ronda los 100 millones de espectadores en Estados Unidos. Y, por primera vez en la historia, en ese gigantesco expositor, se podrá ver el anuncio surgido de una agencia creativa española.

«Este es el único momento del año en el que la gente no se levanta al baño durante los anuncios», resume por teléfono Pancho Cassis, socio y director creativo global de la agencia David Mad. Con solo cinco meses de vida, la oficina madrileña de la agencia David fue la ganadora del concurso de la aerolínea Turkish Airlines en busca de ideas para su spot en la Super Bowl. Competían con las agencias más importantes de Estados Unidos y su hermana David Miami, que en los últimos cuatro años se han encargado de siete spots de la final de la Liga de fútbol americano. La vencedora resultó ser una idea surgida en Madrid. La revista especializada Adweek confirma que es la primera ocasión en que se verá un anuncio español en la Super Bowl.

Imagen del anuncio de Turkish Airlines en la Super Bowl 2020.

Los acuerdos de confidencialidad no permiten a los implicados contar detalles del anuncio antes de su emisión en Fox, la cadena que este año emite la Super Bowl en Estados Unidos (en España se podrá ver en #Vamos y Movistar Deportes). No quieren meter la pata ante el propietario de Turkish Airlines, el gobierno turco. Cassis solo avanza que la campaña, que cuenta con un anuncio de un minuto y medio que se podrá ver en Internet y una versión de 30 segundos que será la que se emita durante el partido, está basada en el hecho de que los estadounidenses no viajan mucho fuera de sus fronteras. La producción narra una experiencia real que «ha cambiado la vida de sus protagonistas», según señala la agencia en un comunicado. El avance del anuncio disponible en YouTube, que ya ha superado los dos millones de reproducciones, muestra a tres personas preparadas para emprender un viaje e imágenes intercaladas que remiten a los preparativos del vuelo espacial con el que Estados Unidos llegó a la Luna en 1969. «Es el país que más astronautas produce, el primero que llegó a la Luna, el que más invierte en su agencia espacial, pero la gente de a pie no viaja mucho, y en este anuncio invitamos a que lo hagan más», explica Casiss.

El director creativo recalca que, rompiendo con la línea de anteriores anuncios de Turkish Airliness, la propuesta de este año no ha contado con ningún actor ni con caras famosas. Ridley Scott se encargó del anuncio de 2019, en otras ocasiones han sido Morgan Freeman, Ben Affleck, Henry Cavill (el más reciente Superman), Messi y el recientemente fallecido Kobe Bryant quienes han invitado a viajar con la compañía turca.

Casi todas las 35 personas que trabajan en la oficina de David Mad han estado implicadas en el desarrollo creativo del anuncio, mientras que en la producción han contado con la ayuda de la oficina de Miami. El rodaje del spot, dirigido por el argentino Nicolás Pérez Veiga y de cuya ejecución se ha encargado la productora Primo, se alargó durante 25 días y llevó al equipo a localizaciones de Europa, Oriente Medio, América y Asia. El proceso de creación del anuncio arrancó en octubre y concluyó esta semana con el envío de las copias definitivas.

Cassis describe como un «pelotazo» para su agencia colarse así, por todo lo alto, en la Super Bowl, pero también destaca la importancia que supone este hito para la industria publicitaria española. «Se pueden hacer cosas así desde aquí para un evento tan importante como este, con los anuncios más caros, los anunciantes más grandes… Nos llena de orgullo». El director creativo destaca también la responsabilidad de afrontar este reto. «Tiene cosas buenas, como el alto presupuesto, la capacidad de llamar a todo el mundo… Cualquier director o celebrity te abre las puertas más rápido cuando dices ‘Super Bowl’ porque es un escaparate para todos. Pero, por otro lado, lo haces con muchísimo más cuidado, es un escaparate tan grande y donde todo el mundo opina, que el miedo a meter la pata es más grande. Es uno de los pocos momentos en que la gente quiere ver publicidad, hoy que la gente escapa de la publicidad».




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: