Hay ofertas que tienen difícil explicación y que suelen esconder alguna trampa. Ese es el caso de la historia que sigue. Una chica que estaba buscando un piso en una zona
céntrica de Madrid halló una ganga que ofrecía una habitación por 280 euros al mes. Pero claro, el anuncio no lo explicaba todo.

Cuando la interesada se puso en contacto con el anunciante, éste le dijo que el precio habitual de la habitación era de 450 euros pero que si no tenía “prejuicios en cuanto al sexo” se la dejaba “a la mitad.”






Sin ningún tipo de pudor, el hombre le argumentó cuáles eran sus condiciones: “Los alquileres están carísimos en Madrid y sé que hay gente que literalmente no puede asumir esos precios. Yo la dejaría más barata a alguna chica que sea de mente abierta y quiera llegar a un acuerdo”.


¿Has sentido acoso alguna vez al salir de fiesta?




Total votos: 0


Y acto seguido habló de sus cualidades: “Soy un hombre atractivo, culto y respetuoso, y con cuerpo de deportista. Si se puede llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes, bien, y si no, pues no pasa nada. De lo que se trata es de salir todos ganando”.


No se lo podía creer

La chica, ante su incredulidad, quiso confirmar lo que le estaban proponiendo: “Es decir, tener sexo contigo de vez en cuando”. Y la respuesta no se hizo esperar: “Eso es”.

La estudiante quiso denunciar los hechos a la policía, pero rápidamente le explicaron que no era delito. Al menos consiguió que el portal donde estaba colgada la oferta de alquiler retirara el anuncio.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: