Tecnología

Turismo y ‘big data’, una amistad muy beneficiosa | Innovación


Turismo y big data pueden no parecer en un primer momento dos aspectos que tengan mucho en común. Pero la realidad es que en la actualidad el primero se sirve mucho de la tecnología del segundo para continuar creciendo y perfeccionando sus propuestas. España es una potencia turística a nivel mundial, las cifras de visitantes año tras año lo confirman. Esta característica le confiere el deber de estar siempre a la vanguardia en lo que a servicios y tecnología turística se refiere. El big data es actualmente el mejor aliado para continuar estando en el pódium del turismo internacional gracias a la mejora de los servicios y a la máxima adaptación a las necesidades de los visitantes.

La tecnología del análisis del sentimiento consigue automatizar la detección de comentarios positivos, negativos y neutros escritos en lenguaje natural con un alto grado de fiabilidad”

Las redes sociales y los nuevos portales turísticos basados en la colaboración de los usuarios se han convertido en uno de los principales referentes a la hora de valorar o planear un viaje. Por ello, para las empresas dedicadas al turismo es esencial saber qué se cuece en estas plataformas para poder tomar el pulso tanto a sus clientes como a los potenciales.

Para conocer todas estas opiniones y experiencias que los turistas van dejando con su huella digital es vital monitorizarlas con las herramientas adecuadas. No cabe duda de la importancia de analizar la reputación que se genera de forma espontánea en las redes sociales o en portales específicos de turismo porque, además, la opinión de un usuario está condicionada por la de otras personas. Y más si esas personas tienen cierta influencia social o son de un entorno cercano. La tecnología del análisis del sentimiento es una de las tareas típicas de procesamiento del lenguaje natural (PLN), que consigue automatizar la detección de comentarios positivos, negativos y neutros escritos en lenguaje natural con un alto grado de fiabilidad.

Estas emociones, opiniones y sentimientos se extraen del contenido vertido por los visitantes y usuarios en las redes sociales y plataformas turísticas de análisis. Este procedimiento se realiza de forma automática a través de un motor de análisis del sentimiento. Básicamente, existen dos modelos de PLN: los lingüísticos, basados en gramáticas, y los probabilísticos, basados en datos. Dentro de los modelos lingüísticos, hay distintos grados de profundidad. En el análisis léxico, los motores llegan a un nivel más superficial, clasificando como positivo o negativo según palabras habituales como estupendo, horrible…Pero existen análisis que profundizan más en el entendimiento del significado de las palabras empleando información morfológica, sintáctica o del contexto.

Existen dos modelos de procesamiento del lenguaje natural: los lingüísticos, basados en gramáticas, y los probabilísticos, basados en datos”

En estos análisis más complejos son capaces de reconocer estructuras positivas con palabras negativas, reconocer usos idiomáticos, resolver anáforas… Este análisis tan profundo supone, sin duda, una revolución para el sector que gracias a esta información recibida puede empoderar y perfeccionar al máximo sus servicios.

Los números hablan por sí solos. En 2017, España volvió a batir su propio récord de visitas al recibir a 82 millones de turistas extranjeros. Estos datos ponen de manifiesto el impacto que supone el turismo para la economía del país. Las empresas del sector son conscientes de su papel de líderes dentro del mercado. Por eso han encontrado en el big data la mejor arma para continuar estando a la cabeza del turismo internacional. Esta relación que ha surgido entre ambas disciplinas promete ser duradera y convertirse en una sólida amistad muy beneficiosa para el turismo del país.

Pablo Haya es director de innovación del área Social Business Analytics del Instituto de Ingeniería del Conocimiento (IIC).




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment